Sindicato y Asociación de Profesionales cuestionan la política oficial de salud

Hoy habrá una asamblea abierta donde se hablará de los principales reclamos que quieren plantearle al gobierno municipal. Con matices, todos los dirigentes coinciden en cuestionar la política sanitaria.
Tanto el Sindicato de Trabajadores Municipales como la Asociación de Profesionales del Hospital cuestionaron severamente la política municipal de salud y también coincidieron en reclamar "planificación" para atender las cuestiones más importantes. Mientras el gremio directamente viene reclamando la renuncia de la secretaria de Salud, Marisa Montani, y de la subadministradora Nora Gelso, por lo menos los profesionales se mostraron "más cautos" y prefirieron no reducir el debate a personas sino a políticas.

El tema más urgente pasó a ser por estas horas el diagrama de emergencias previstos para la noche de Año Nuevo, ya que médicos y paramédicos no quieren pasar por la triste experiencia de ser insultados e incluso golpeados -como le ocurrió a un enfermero en Nochebuena- por personas enfurecidas por la demora de la ambulancia.

"El 24 de diciembre en el Hospital había una ambulancia, una médica y un enfermero para atender todas las emergencias", explicó el secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales, José Stuppia, por lo cual "estaba claro que iban a llegar tarde a todos lados".

Ese será seguramente uno de los temas que se discutirá en la asamblea abierta que se realizará hoy desde las 19 organizada por ambas entidades, aunque no esté incluida en el temario que confeccionaron.

En ese documento se indica que "el Sindicato de Trabajadores Municipales y la Asociación de Profesionales de la Salud de Olavarría se encuentran en deliberación permanente, preocupados por las condiciones laborales y las consecuencias que tienen éstas sobre el funcionamiento del sistema de salud".

Se agrega que "el cumplimiento de las normativas laborales y paritarias e implementación de la carrera de profesionales de la salud es una tarea impostergable. Reclamamos por esta situación y quedamos a disposición de las autoridades del Ejecutivo municipal y el Concejo Deliberante para profundizar el diálogo y encontrar una solución justa".

Los temas sobre los que planean discutir son recomposición salarial y blanqueo del salario, el incumplimiento de paritarias, la bonificación por emergencia sanitaria -que no cobraron todos los agentes afectados-, seguridad e higiene y ropa de trabajo.

También sobre la regularización del trabajo insalubre, servicios tercerizados, igualdad laboral; implementación de la carrera profesional; desigualdades de ingreso arbitrarias; bloque de matrículas y adicionales irregulares; el seguro municipal de salud; la falta de concursos, protocolos y normativas; un proyecto de salud a largo plazo; y el cuidado del recurso humano y su dignificación.

En esa lista están todas las reivindicaciones levantadas por ambas organizaciones gremiales a través de los años, aunque ahora hay una coincidencia clave: el cuestionamiento directo a la política del área de salud pública.

Según Iván Recabarren, titular de la Asociación de Profesionales, en la reunión de hoy se hablará básicamente de "los reclamos que vamos a plantearle al Ejecutivo" y no de ninguna medida de acción directa.

El gran malestar días atrás fue el pago de la bonificación al personal que trabajó en la emergencia sanitaria por la pandemia de gripe H1N1, del cual quedó mucha gente que según las entidades debió haber cobrado quedó afuera, problema que pareciera estar en vías de solución, aunque eso no frena los duros cuestionamientos a las autoridades sanitarias que supuestamente elaboraron los listados.

Para Iván Recabarren y Mario Menón, de la Asociación de Profesionales, no se incluyó a todos los trabajadores en el listado de los que debían cobrar por los problemas de organización en la cartera sanitaria local, para un más suspicaz José Stuppia, del Sindicato de Trabajadores, hubo también "ánimo de división. Hubo peleas entre compañeros".

Coinciden todos en que hasta ahora no recibieron "ninguna explicación". Para Recabarren, el manejo que se hizo es igual al que se manifestó parta atender la emergencia sanitaria: "problemas organizativos", "falta de directivas claras", fruto todo eso de la ausencia de planificación.

"La mejor planificación es ir de abajo para arriba -sostuvo Recabarren-, con la participación de todos. Acá se hace exactamente lo contrario".

Stuppia ratificó que su gremio quiere la renuncia de las principales autoridades de salud, Recabarren y Menón son "más cautos". Recabarren dijo que "la gestión y administración de salud tiene requerimientos mínimos de carácter y de formación", que a su juicio las autoridades actuales no tienen.

"No es una tarea fácil, es muy compleja", señaló, por lo cual se requieren esos requisitos de idoneidad.

Comentá la nota