Sindicalistas argentinos, especialistas en reelección

Sindicalistas argentinos, especialistas en reelección
Algunos llevan más de 40 años de líderes. La mayoría subió con la democracia.
Aquello de la alternancia en el poder no les sienta muy cómodo. Tienen el aval de los trabajadores que los votan y se aferran con mano de hierro a su sillón. Las minorías, a cantarle a Gardel.

La clase dirigente sindical corre con esa particularidad: sus rostros ya resuenan muy familiares po el tiempo que llevan en ruedo. Hay hasta quien ya llegó a las bodas de oro con su cargo. Tal es el caso de Enrique Venturini, secretario general de los electricistas navales. En 1959 asumió el mando del Círculo de Electricistas Navales, embrión del actual Sindicato Electricistas Electrocinistas Navales. Y hace dos semanas celebró los 50 años al frente de los trabajadores del sector.

El que le pisa los talones es Ramón Baldassini, secretario general de FOECYT, el sindicato de los trabajadores telepostales. Asumió el cargo en 1963, tuvo una cuestionada actuación en la dictadura y desde allí saltó a cargos importantes en la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

José Rodríguez, histórico dirigente de los mecánicos de SMATA, se tomó una licencia en abril por "razones de salud". Sin embargo, Clarín recordó aquella vez su complicado frente judicial y tres meses después terminó procesado con su hija por presunto delito en la administración de la obra social tras 24 años al frente de SMATA.

La fila es larga. La mayoría de los secretarios generales de los sindicatos están en su cargo desde la recuperación democrática de 1983, como la inefable dupla de los municipales porteños, Amadeo Genta-Patricio Datarmini, al frente de SUTECBA, o los principales referentes de los "gordos" como Armando Cavalieri de Comercio, Carlos West Ocampo de Sanidad, y Oscar Lescano de Luz y Fuerza.

Debajo de ellos, con más de dos décadas al frente de su sindicato también está Juan José Zanola, de los bancarios. El jefe de la CGT, Hugo Moyano, lidera desde 1992 a los camioneros.

Comentá la nota