El sindicalista Luis Martínez fue absuelto

El fallo judicial absolvió al dirigente y a otros 16 empleados del municipio de la capital neuquina, que habían sido acusados tras una denuncia realizada por Horacio Quiroga, en referencia a incidentes ocurridos en 2005. Seguirá la polémica política, y el fallo sería apelado.
El sindicalista Luis Martínez y otros 16 empleados municipales fueron absueltos por la Justicia neuquina, que los encontró inocentes de la acusación de coacción de las que habían sido imputados por una denuncia del año 2005, cuando era intendente el actual diputado nacional electo (UCR), Horacio Quiroga.

El sindicato SITRAMUNE, y otras organizaciones sindicales y políticas, celebraron el fallo, ratificaron que no había razones para llevarlos ante un tribunal, y reivindicaron el concepto de que las protestas sindicales no deben ser "criminalizadas" por los funcionarios políticos.

Además, en medio del contento por el resultado del proceso, aseguraron que mantendrán sus denuncias contra Quiroga, y pronosticaron que puede haber "una lluvia" de acusaciones después de la sentencia dada a conocer este lunes.

Luis Martínez, que es militante además del MPN (participó en las recientes internas del partido provincial) y Horacio Quiroga mantuvieron siempre una relación muy tirante, que llegó a su máxima tensión durante el conflicto que luego derivó en la denuncia del entonces intendente, cuando el gremio sacó a la calle vehículos municipales.

Quiroga entendió que hubo causa suficiente entonces para calificar un delito, pr lo que hizo la denuncia pertinente. El fiscal de la causa, durante el juicio, había pedido dos años y cuatro meses de prisión en suspenso, la querella tres años y un curso de instrucción cívica, y la defensa, la absolución.

El fallo del tribunal, integrado por los jueces Emilio Castro, Víctor Andrada y Héctor Dedominichi, sería apelado. El debate político, obviamente, también seguirá, con epicentro en la polémica de si el derecho de huelga justifica o no actitudes que muchas veces alcanzan niveles de violencia, o bien atropellan otros derechos ciudadanos.

Comentá la nota