"Se simulan el 4% de las enfermedades que declaran los empleados públicos"

Desde esta semana la empresa privada Sigma está a cargo del control del ausentismo laboral para los 45 mil empleados públicos provinciales que hay en esta jurisdicción.
Gustavo Maldonado, quien es médico laboralista y gerente general de Sigma, resaltó que junto a su colega Agustín García, desde hace 12 años vienen realizando estas tareas en Salta para distintas empresas privadas. "Somos líderes en medicina del trabajo en nuestro medio", aseguró.

¿A qué atribuye que ganaran la licitación?

Se presentaron 6 propuestas. La nuestra obtuvo el 100% de evaluación favorable, además de ser la menor en términos económicos, la mayor en cuanto a experiencia y trayectoria, ya que nos guiamos por normas y protocolos internacionales. Además, brindamos servicios de excelencia en capital e interior de la provincia desde 1997, aunque hasta ahora sólo en el sector privado. Nuestra empresa ya tiene 40 años; fue fundada en 1968 en Córdoba, por mi padre, Guido Maldonado.

Con la Provincia firmamos un contrato por tres años, con opción a prórroga por dos más.

¿Cómo fue el primer día de trabajo?

Conforme al convenio, comenzamos el lunes. La actividad se presentó de acuerdo a lo ya previsto dado que la anterior prestadora, Simela, no brindó los servicios el último día, que era el viernes 31. De modo que este lunes debimos hacernos cargo de un volumen importante, tanto para regularizar aquellas situaciones, como para actualizar toda una serie de carpetas por enfermedades con largo tratamiento a las que no se les había dado el curso oportuno. En nuestro primer día atendimos un volumen de alrededor de 500 agentes.

¿Con qué recursos cuentan?

Por ahora con 35 profesionales en la sede central de Entre Ríos 826. También hay oficinas en General Güemes, Rosario de Lerma, El Carril, Cafayate, Cachi, Rosario de la Frontera, Metán, Joaquín V. González, El Quebrachal, Orán, Embarcación, Colonia Santa Rosa, Pichanal, Tartagal y Pocitos. En el transcurso de este mes se incrementará la estructura, en especial para mayor cercanía de los agentes públicos del interior.

¿Qué pasó con las personas que estaban con largo tratamiento?

A través de la instrumentación de juntas médicas, conforme al artículo 33 del Estatuto de la Administración Pública Provincial, logramos que estos agentes puedan reubicarse en los casos que corresponda, a través de la calificación y reducción horaria, si es el caso, a sus tareas habituales.

¿Maneja índices de ausentismo?

Ninguno por ahora, porque no nos llegó de parte de la prestataria anterior. De todas formas conversamos con el Estado y a fines de mes podremos comenzar a tener datos.

En general, y según su experiencia, ¿cuáles son las causas de ausentismo laboral?

Suelen ser muy diversas, según se trate de patologías crónicas o agudas. Aquí hay algo muy positivo instrumentado por el Estado provincial y es que a través de juntas médicas se determine en qué condiciones están los casos crónicos con más de 6 meses de carpeta médica. Y si es el caso lo ayudaremos a jubilarse, si no, a reubicarse.

¿En qué lugares trabajaron?

Con empleados públicos, en Córdoba. En Salta, con mi colega Agustín García, atendemos a EDESA, Banco Macro y Tabacal, entre otras.

¿Cuál es la mayor incidencia de ausentismo en Salta?

Estacional; en invierno, por cuadros respiratorios, y gastrointestinales en la temporada estival. Además, y por supuesto, están siempre presentes las afecciones psiquiátricas y psicológicas, que tienen una parte importante en el ausentismo laboral. Para ello hemos instrumentado un equipo de trabajo con profesionales de salud mental para la realización de juntas médicas y poder así determinar con mayor exactitud el estado de los agentes afectados.

Esas enfermedades, ¿son las que más se simulan?

No necesariamente. En todas ellas hay un factor subjetivo, para lo cual se aplican determinados psicológicos y psiquiátricos que nos permiten aclarar si es real o no la patología.

¿Qué porcentaje de las enfermedades laborales no son reales?

En nuestra experiencia de médicos laboralistas, habitualmente supera el 4%. Nuestra meta es bajarlo al mínimo posible.

Ustedes hablan de medicina laboral, pero en el fondo sólo mencionan el control de ausentismo.

El objeto de la licitación que ganamos es el control de ausentismo de empleados públicos. Sin embargo lo nuestro va más allá, es medicina laboral, abarca un campo mucho más amplio conforme a la legislación vigente sobre higiene y seguridad del trabajo.

Comentá la nota