"Con Simón, Bolívar es la ciudad de la pantalla".

Jimena Alvarez, concejal por el Partido Justicialista (hasta el año pasado, Frente Justicialista para la Victoria), avizora un año mejor para el PJ, ya que el nuevo presidente, Marcelo Salamanco, tiene un perfil óptimo para aglutinar a todos los sectores internos del peronismo.
Y la prueba es el regreso de Mirta Linares, sostiene la edil. Alvarez promete que el bloque que integra trabajará más en proyectos comunitarios, y en una evaluación del gobierno de Simón, el viejo-nuevo adversario del PJ, asevera que la brecha económica y de infraestructura entre el centro de la ciudad y los barrios y localidades es cada vez mayor, y que con este intendente, "Bolívar es la ciudad de la pantalla".

¿Cómo vislumbrás, políticamente, el año que acaba de comenzar?

-Yo tengo mucha experiencia en la militancia, porque he militado desde muy chica, pero no tenía experiencia en ocupar cargos a nivel legislativos; sí partidarios, porque estuve en el Consejo de Partido anterior y estoy en el actual. El primer año, al menos para mí, para Oscar Gayoso y para Roberto Rossi, que somos concejales por primera vez, esta etapa fue de mucho aprendizaje de la tarea administrativa propia del Concejo Deliberante, presentación de proyectos y demás. No sabíamos manejarnos, más allá de que cada uno era militante y conocía la función del concejal, pero no teníamos la experiencia de Oscar Ibáñez, por ejemplo. El primer año nos sirvió para conocer detalles y funcionamientos, y también para consolidarnos como grupo, porque tampoco éramos un grupo que se conociera desde hace mucho.

¿Están bien como grupo?

-Sí, excelente. Todos conocíamos mucho a Oscar Ibáñez. Yo lo conozco bien y tengo mucha confianza en él, porque milito con él desde hace años. No tanto a Roberto Alfredo Rossi y a Oscar Gayoso, pero como grupo estamos bien. El grupo es excelente, incluyendo al secretario del bloque, Diego Junco. Constituimos un grupo de gran compañerismo y por sobre todo, de mucho respeto. Por lo general, no coincidimos casi nunca en las opiniones, pero nos respetamos, y esa es la base pero principal.

¿Y este año a qué apuntan, habiéndose consolidado como grupo y aprendido el manejo interno los nuevos?

-A generar proyectos. En 2008 nos quedaron cosas pendientes, si bien estuvimos trabajando en algunos proyectos importantes. Nos falta programar proyectos más comunitarios, justo lo que caracteriza al justicialismo: generar en aquellos espacios comunitarios donde algo está faltando. Ya estamos trabajando en generar nuevos proyectos para este año, y proyectos que la gente pueda ver plasmados en el corto plazo.

Y en lo personal, apunto a ayudar a trabajar a Oscar (Ibáñez) en Pirovano, por una cuestión de que hace seis meses que estoy viviendo allá.

Anticipame algunas de esas iniciativas.

-Estamos en varias cosas, pero preferimos trabajarlas un poco más y darlas a luz una vez que estén listas. Pero tienen que ver con cuestiones sociales, con falencias que hay en los barrios y en las localidades. Estamos en plena elaboración.

Hay elecciones este año. ¿Cómo ves el panorama a nivel local?

-Para nosotros, la verdad es que son positivas las legislativas. Al PJ, si bien la venimos peleando desde ha-ce mucho para ganar el municipio, cosa que no hemos logrado, siempre le va bien en las legislativas. Cada vez que hay una legislativa, uno tiene muchas expectativas. Aunque en esta última general, el electorado se volcó mucho a votar al justicialismo a nivel municipio. Pero en las elecciones legislativas siempre nos apoya la gente, porque ve en el justicialismo a la oposición en el Concejo para el intendente Simón. Soy optimista, más aún porque tenemos un nuevo Consejo de Partido, un nuevo presidente de Partido, que ya en febrero se pondrán a trabajar a fondo para las elecciones.

¿Cómo va a ir el peronismo a los comicios, en un solo sector o dividido en dos?

-Los peronistas desean que el justicialismo pueda ir unido. La gente ve que lo decimos de palabra y que no nos hemos unido, pero veremos qué pasa ahora. En noviembre tuvimos una elección muy pareja, en la que resultó vencedor Marcelo Salamanco. El otro sector ocupó los lugares por la minoría en la lista, hicimos una presentación oficial y el sector de José Bucca vino a tomar posesión de sus cargos. Así que este año tenemos muchas expectativas de poder trabajar juntos. En el Consejo de Partido podrá estar la primera señal, porque están las dos líneas representadas. Ahí tendremos la primera muestra, en febrero cuando recomience la actividad partidaria. La intención es que los dos grupos puedan trabajar juntos y, más aún, llegar a las elecciones con un mismo candidato.

¿Te parece que con Sala-manco presidente la situación interna puede mejorar? Como presidente, si quieren unirse será él una pieza clave para salir a convocar.

-Yo creo que ya demostró que tiene perfil para unir los dos grupos, y la muestra fue el año pasado (en 2007) en las elecciones generales, cuando se aceptó su candidatura a intendente. Y luego, ahora unió a Mirta Linares, que lo acompañará como vicepresidenta.

Puntualmente, vos decís que lograr que Linares volviera al PJ fue mérito de él.

-Hay mucho de él ahí. Su figura como persona, más que su figura como político, generó estos acercamientos. Hoy hay muchos sectores, mucha gente que han vuelto al justicialismo, por Marcelo y por la gente que lo acompaña. El ha armado un buen grupo de trabajo. La figura de Marcelo y la experiencia política de Mirta, su militancia de base, su trabajo en la calle, creo que hacen una buena dupla. Marcelo por capacidad de mediador, por su buena imagen en la sociedad, y una Mirta con todo el trabajo de base que nadie le puede discutir, que es incuestionable, ya que estuvo siempre dentro del peronismo y mantuvo su unidad básica abierta, aún cuando se alejó del Partido. Se complementan, son una buena dupla y son justicialistas, porque lo han demostrado con actitudes y hechos.

¿Entonces el panorama para el PJ es mejor que en otros inicios de año?

-Yo creo que es mejor. Estoy muy contenta con las nuevas autoridades del partido. Yo hace mucho que concurro al PJ, pero me parece que este año viene cargado de cosas positivas. El ver a Mirta trabajando en el partido, a mí me generó muchísimas expectativas y una gran alegría. Y que nuestros compañeros hayan ido el día de la asunción a ocupar sus lugares en el Consejo de Partido, también me generó mucha expectativa, ya que es una señal de que quieren estar ahí porque verdaderamente podemos confluir una, dos o tres líneas. Debería ser así, somos un movimiento y no todos pensamos igual.

Lejos, cada vez más lejos

¿Qué evaluación hacés del gobierno de Simón, que es una vez más y como desde hace tantos años, el adversario político al que el justicialismo deberá enfrentar?

-Lo venimos diciendo desde hace un montón de tiempo, y parece que decimos una cosa y la gente va para otro lado con el voto, porque muchos nos dicen que criticamos a Simón, y la gente lo sigue votando. En el año 2007 hubo una muestra de que el sistema Simón se estaba agotando. Si bien no nos alcanzó para ganar, fue un cimbronazo para la gente del municipio pensar que una figura joven como Marcelo pudiera hacer semejante campaña. Yo al gobierno de Simón lo sigo viendo igual: favorable para algunos sectores, muy desfavorable para otros. Cada vez hay mayor desigualdad, cada vez se nota más brecha entre el clientelismo político que mantiene Si-món, y la situación de algunos barrios y las localidades, que cada vez están más olvidados. Por ejemplo en Pirovano, basta con ver las manifestaciones que ha hecho el pueblo pidiendo la presencia del intendente municipal, exigiéndole al delegado. En este último tiempo hubo marchas, reu-niones… El intendente va, a recaudar: se lo ha visto en los corsos de Pirovano juntando dinero. Va a recaudar, pero no a resolver problemas.

No funciona el sistema de cloacas; hay gente que tiene pagadas y repagadas calles de asfalto, y el asfalto no existe; está la obra de gas natural, que se ha prometido en todas las campañas habidas y por haber (y no se ha realizado). Pero vayamos a cosas más pequeñas: atravesemos las vías para ir a Pirovano, y ya ahí te encontrás con falta de iluminación, con plazas que no están bien. Ojalá a las baldosas que sacan de las plazas de Bolívar, las pusieran en las plazas de Piro-vano. No hay un espacio público, no hay un parque, no hay una plaza de juegos para los chicos. Y lo mismo pasa en Urdampilleta, y lo mismo en algunos barrios de Bolívar, donde falta mucho trabajo.

Simón gobierna para el centro de Bolívar, a él le alcanza con esos votos. Esa es su estrategia. Yo a la gente de Pirovano le digo que se olvide de que Simón vaya para allá, porque nunca ganó una elección ahí. La propia gente sabe eso. Y lo mismo corre para los habitantes de algunos barrios de Bolívar, como Villa Diamante.

Bolívar está hermoso: las plazas, los carnavales, las plumas… Yo creo que Bolívar es la ciudad de la pantalla. Cuando comienza el voley nos ven en la tele en todo el país, cuando el maratón, todo el mundo ve a Bolívar y es una ciudad hermosa, de palmeras, globos, plumas. Pero hay gente que se quiere morir cuando sale a los barrios y dice ´esto también es Bolívar…´. Y ni te cuento cuando va a las localidades. Nunca escuchás al intendente hablar de Partido de Bolívar, incluyendo localidades, y ni hablar de incluir a Paula, Hale, Ibarra, bueno, eso está totalmente olvidado.

Ahí me diste el título para la entrevista: "Con Simón, Bolívar es la ciudad de la pantalla".

-Sí, totalmente. La ciudad de la pantalla, nos vemos por la tele, pero vemos el centro. Mientras veamos el centro de la ciudad por la tele…

A lo sumo, se ve el Complejo que montó Tinelli, pero no más allá.

-Claro, se ve el Complejo, pero ahí termina. Nunca se vio el barrio Cooperativa, nunca se vio la zona del parque industrial.

Comentá la nota