Simeone está tranquilo: ya tiene armada la defensa.

Simeone está tranquilo: ya tiene armada la defensa.
Fiel a su idea de armar el equipo de atrás hacia adelante, el técnico ahora piensa en el resto.
Deseo, compromiso, ganas. Esos atributos pretende Diego Simeone de sus jugadores. Son los mandatos del Cholo, que ayer rompió el silencio en una conferencia de prensa. Pero a la hora de elegir los refuerzos, el técnico tuvo en cuenta una cuestión casi capital entre sus preferencias tácticas: armar el equipo de atrás hacia adelante. Por eso trajo un arquero, Pablo Migliore; un lateral, Pablo Pintos, y celebró ayer por la mañana, cuando el barco que transportó a Jonathan Bottinelli amarró en el puerto de esta ciudad. El técnico, después de la sangría de futbolistas que sufrió su plantel, ya tiene la defensa completa. Y tan en cuenta lo tiene al zaguero que todavía debe destrabar su salida de Sampdoria, que ayer lo hizo participar de una práctica de fútbol ante Plaza Colonia, crédito local.

La lesión de Agustín Orion, sumada a su situación indefinida en el club, y el éxodo de Adrián González al San Pablo, habían debilitado la última línea. Y el panorama era peor con las noticias que llegaban desde Génova, porque Marcelo Tinelli, cabeza del grupo inversor, no podía ponerse de acuerdo con el director general de la Sampdoria, Giuseppe Marotta. Sin embargo, cuando parecía que Botti no evitaría tomarse el avión para volver a cruzar el Atlántico, tomó otro rumbo, el del Río de La Plata. De todos modos, el conductor de tevé viajará mañana a Europa para terminar de cerrar el fichaje del marcador central que el mes que viene cumplirá 25 años.

Ayer, en el primer partido disputado ante Plaza Colonia en el Campus Municipal, Simeone paró a Pintos en el lateral derecho; a Gastón Aguirre, como primer zaguero; a Nicolás Bianchi Arce, como pareja central; y a Aureliano Torres, en la punta izquierda. Queda claro que el lugar de Bianchi será ocupado por Bottinelli. Siempre y cuando, claro, se termine de definir el pase. Además hay una oferta del Cagliari por Bianchi y ofrece por él a Carlos Matheu (que entrena en Independiente).

El funcionamiento de los cuatro está aceitado, más allá de que los rivales uruguayos no ofrecieron mayores riesgos para ellos. Pero, con el correr de los ensayos, queda claro que en este esquema cholista, 4-2-3-1, cobran mucho protagonismo los laterales. El uruguayo Pintos pasa con muchísima velocidad al ataque. En ese sentido, Simeone lo calificó de "agresivo". Y es cierto. El moreno va a todas. El paraguayo Torres no se queda atrás. No obstante, con el adiós del capitán González, Aureliano será el dueño de la pelota parada. Al menos, desde su sector. Desde el otro costado, lo hará Gómez.

Otro tema que le preocupaba a Simeone hace una semana, cuando llegó a esta orilla de Uruguay, era la altura para defender. Con Pintos, de 186 centímetros, sumó en el juego aéreo. Con Bottinelli, de 182, tiene otra variante. Es que Aguirre y Aureliano no alcanzan los 180. Lo que necesita, ahora, es una mayor cantidad de variantes. En el segundo partido, también frente a Plaza Colonia pero en su versión juvenil, la retaguardia estuvo compuesta por Damián Martínez, Fernando Meza, Bottinelli y Juan Palomino . El Cholo quiere un lateral para "acompañar". Esperaba la llegada de Lucas Mareque, quien ayer quedó a un paso de emigrar a Francia. Con River de Montevideo, el viernes, se verá su primera prueba de fuego.

Comentá la nota