Simeone: "Cuando te golpean, parate pronto"

El director técnico se mostró muy molesto en la breve conferencia de prensa, pero no quiso hablar de fracaso
Molesto, muy molesto. Así se lo vio a Diego Simeone, el entrenador de este San Lorenzo que en su propia casa recibió un baño de agua helada de parte de River, de Montevideo, equipo que anoche lo eliminó de la Copa Sudamericana en los cuartos de final en una extensa definición por penales.

No habló más de seis o siete minutos el entrenador de un equipo que ayer no fue el Ciclón y que sufrió cuando pensaba que tenía el camino allanado luego del triunfo por 1 a 0 como visitante, resultado que se repitió ayer en el Nuevo Gasómetro, pero a la inversa. Cuando el Cholo Simeone repitió por tercera vez la frase "Cuando te golpean, parate pronto, porque si te ven en el piso te siguen pegando", fue el final. La conferencia de prensa había llegado a su fin después de apenas unos instantes de respuestas concretas, casi cortantes, breves.

Antes había intentado una reflexión mirando hacia el futuro inmediato: "Nosotros, ahora, lo que tenemos que hacer es pensar que el fin de semana tenemos un partido que es determinante". Habrá que ver cuánto éxito tiene el técnico en su arenga al grupo en las próximas horas.

"Cuando te quedás afuera, el golpe es muy duro. Por suerte, mañana -por hoy- vamos a tener un día libre para desintoxicarnos", agregó Simeone, que se rehusó a hablar de un fracaso cuando le preguntaron al respecto: "La verdad es que no se puede hablar siempre de lo mismo. Siempre que uno pierde, siente que no alcanzó lo que quería y una eliminación duele el doble, por eso siempre se busca esa palabra para justificarla".

En cuanto al partido, comentó: "La clave estuvo en que elegimos mal cómo atacar. Nos costó mucho encontrar el pase final. Ahí estuvo el problema, porque no tuvimos errores defensivos".

"Es un equipo interesante", fue todo lo que dijo acerca de River, de Montevideo, porque no le gusta "hablar de los rivales". En cambio, quiso que se valorara un detalle que, entiende, pasa inadvertido: "Muchos no lo tienen en cuenta, pero hoy -por ayer- jugamos con cuatro chicos de las inferiores y ése no es un detalle menor. Menseguez tiene una lesión, Romagnoli también, Chaco Torres fue expulsado, al Pulpo González no lo pudimos tener...", enlistó Simeone en el breve espacio de las explicaciones.

La imagen de los jugadores no era muy distinta de la del entrenador. Incluso, la decepción de San Lorenzo quedaba más expuesta aún por el festejo desenfrenado en el vestuario visitante, de puertas abiertas y cantos que retumbaban en toda la zona de camarines y llegaban hasta el de los jugadores vencidos.

Alejandro Gómez opinó: "No nos relajamos ni subestimamos al rival, tuvimos una desconcentración y la pagamos caro. A veces, este tipo de derrotas duele un poco más, porque creíamos que podíamos pasar y teníamos una llave, dentro de todo, accesible".

Sobre la definición desde los doce pasos, Papu afirmó: "No es que duela más perder por penales. Llegamos a esa instancia porque no lo pudimos resolver cuando lo teníamos que hacer. Nos faltó hacer el juego que hacemos siempre y, en definitiva, ellos hicieron lo que quisieron desde el principio: hacer un gol y después cuidarse".

Comentá la nota