Símbolo patrio.

Rolfi, sobreviviente de la Selección local de Basile y convocado para los últimos partidos de Eliminatorias, recibió de Diego la cinta de capitán y la misión de conducir al equipo, hoy a las 19 ante Panamá.
Baja del micro y atrae las miradas de todos los que no son de Colón en Paraná, Entre Ríos. Se mete en el lobby del hotel y le compite en los autógrafos a los locales Pozo, Prediger, Ferrero y el top Fuertes. Es el símbolo de esta Selección local por muchos motivos: será el único titular de los que habitualmente están en las listas A (Papa irá al banco), es el sobreviviente del seleccionado de entrecasa que armó Basile en abril de 2007 y encima... "Sí, me dijo Diego que voy a ser el capitán y estoy muy feliz", le cuenta Daniel Montenegro a Olé en el hotel Mayorazgo.

-¿Qué te pasó por la cabeza cuando Maradona te confirmó la cinta?

-Es algo especial. Me decían que podía ser yo porque vengo estando seguido y estuve en Juveniles, pero hasta que me lo dijo Diego no me lo creí.

-¿Se te escapó un lagrimón?

-Fue una emoción. La capitanía es algo muy especial y más si el técnico es Diego. Estoy feliz y, obvio, que me acordé de mi familia, de mis hijos, de mis hermanos, de mis viejos. Para todos los Montenegro esto será algo inolvidable.

-¿Y la 10?

-Eso no lo sé. Pero creo que en los amistosos no se usa... Sería un orgullo más, pero igual, con lo de la cinta ya estoy feliz, muy feliz. Cada cosa que me pasa en la Selección la disfruto doble. Esto es tremendo.

-¿Qué significa este reconocimiento en este momento personal?

-Siempre es lindo un mimo así y más de quién viene. Cuando uno viene a la Selección intenta olvidarse de todo lo que le sucede en el club. Ahora debo pensar en Panamá y cuando regrese a Independiente pensaré en el próximo rival

Por un momento, deja el plano personal y como líder de este grupo banca esta movida doméstica. Y muestra la cinta: "En este país estamos acostumbrados a dividir, que los jugadores de allá, los de acá... El tema sería tratar de no dividir y saber que esto es una Selección y que cualquiera puede estar. Maradona lo tiene claro y las chances están: yo viajé a Escocia, a Francia, estuve en la Eliminatoria... Las posibilidades están y depende de uno aprovecharlas.

Rolfi llegó a los 100 gritos con clubes argentinos: Huracán, River e Independiente. El talentoso de 30 explica por qué convierte tanto y le pelea la tabla de goleadores a un nueve como Sand. "Trato de estar atento, de patear de lejos y de ayudar a mi equipo cuando las cosas no salen. Ojalá siga haciendo goles, pero sobre todo me gusta conseguir objetivos grupales", dice el encargado de los penales con Panamá.

-¿Se viene tu gol 101, con la camiseta de la Selección Argentina?

-Sería un sueño. Pero no quiero pedir más en lo personal, esto es un juego de equipo y ojalá que las cosas nos salgan bien.

Comentá la nota