La simbiosis de Kirchner y el camionero

Por Walter Brown

Cuando las relaciones entre los socios se tornan simbióticas, más temprano que tarde todo vuelve al curso conocido. Ese es el caso del tándem que Néstor Kirchner formó con Hugo Moyano hace ya un lustro, cuando el patagónico transitaba los primeros años de su mandato y el líder de los camioneros desembarcaba al frente de un triunvirato de la CGT que un año después dejó en sus manos todo el poder.

Hoy, en tiempos de crisis, Moyano necesita de Kirchner para sostener ese poder sindical. Y, sobre todo, Kirchner necesita de Moyano para contener la hemorragia de poder político. Así lo demuestran las últimas decisiones presidenciales. Le dieron el manejo de Aerolíneas Argentinas, con lo que expandió su "territorio" sobre todo el sector de transporte del país. Le habilitaron también dos bancas más en el Congreso, ya que la asunción de Jorge Coscia en la Secretaría de Cultura y el regreso de Sergio Massa hacia la intendencia de Tigre permiten el arribo de Julio Piumato y Omar Plaini a Diputados. Y al primer rezongo, le devolvieron el manejo de una caja millonaria que el nuevo ministro de Salud, Juan Manzur, osó quitarle 24 horas antes.Todo en su lugar, como hace cinco años.

Comentá la nota