Silvio Franco Klein El Concejal de la Gente

El concejal matancero Silvio Franco Klein (Acción Bonaerense) criticó duramente al gobernador de Buenos Aires. También admitió que será el seguro ganador de la contienda por la intendencia en el 2011 y analizó la actualidad nacional y distrital. El edil con casi 1800 proyectos presentados desde el 2005 expresó que es lo nuevo "soy distinto. Es lo que pide y necesita la gente".
¿Cuál fue su lectura del resultado de las elecciones?

El 28 de junio se expresó la gente y uno como dirigente y conductor político no puede hacer oídos sordos de esa realidad. El oficialismo luego de la elección pasó de tener 12 concejales a 5, eso tiene una lectura. Oficialismo al cual yo apoyé en pos de la gobernabilidad de La Matanza y del proyecto nacional en su momento.

El 28 la gente se expreso diciendo que este proyecto que estábamos teniendo como municipio no es el que cubre las expectativas de la sociedad.

¿El gobierno acusó la derrota?

No, el gobierno no reconoce la derrota. Si la gente entendiera que el político debiera tener la grandeza de admitir que se equivocó o que perdió, cambiaria un cien por ciento la realidad de cualquier político. Cuando llego a un barrio, yo a la gente no le digo que soy mejor, peor, superior a otro, sino que soy distinto porque digo las cosas como son. Muchos me preguntan por qué creo que voy a ser el intendente de La Matanza, yo digo que ya soy el intendente de La Matanza del 2011 y porque uso un órgano todos los días, que los otros políticos no usan y es el corazón. Cuando un político pone el corazón en lo que hace y hace de ello una vocación, se diferencia de aquel que hace política, que está ligado a una serie de vicios. Entonces, el 28 de junio la gente dejó de comer vidrio, dejó de votar el bolsón de comida, la chapa, el ladrillo como sucedió en La Matanza. Ese proyecto que yo apoyaba, y debo reconocer, repartió chapas, ladrillos y la gente dijo basta. Debemos escuchar eso.

Entonces, ¿qué opina de la gestión de Fernando Espinoza?

Creo que ha cumplido un ciclo. Se hicieron cosas, otras no y hay muchísimas por hacer. Me siento absolutamente preparado y capacitado para hacer lo falta. Tengo un equipo de gente capacitado para hacerlo y tengo lo más preciado y es que la gente me pare en Ramos Mejía, San Justo y me diga que es el tiempo que una persona joven venga a hacer las cosas de una manera distinta, con sentido común. Cuando el político deja de tener sentido común es el día que pierde el equilibrio hacia dónde va.

¿Que le falta a La Matanza?

A La Matanza le falta compromiso social por parte de la dirigencia política.

El asistencialismo es sinónimo de compromiso para muchos…

Hay una gran diferencia. En La Matanza hay un chiste que dice que esta es una gestión de m…, desde lo metafórico porque de lo único que se ha hablado desde Alberto Balestrini hasta Fernando Espinoza es de las cloacas.

Entonces, la gente está cansada del verso. En La Matanza se hicieron tres versos, las cloacas, el agua potable y los hospitales.

La presidenta vino y dijo que luego de las elecciones se iban a doblegar las obras públicas y hace 15 días que los medios vienen diciendo que se cortaron las obras para el conurbano. Basta de mentirle al pueblo, de mostrarle la zanahoria del conejo a la gente y de arrearlos como ovejas. La gente ya no se come más este verso.

¿Qué son las casas Klein?

Cuando la gente me pedía que abriéramos un local, una unidad básica, un comité pensé en que yo soy peronista pero mi partido es de puertas abiertas a todos, hay radicales, peronistas, comunistas, socialistas. Vamos a hacer algo distinto. Esta semana, por ejemplo, tenemos 25 reuniones en las casas Klein en Gregorio de Laferrere.

Soy candidato a intendente para el 2011 y cuando sea gobierno quiero hacer una gestión participativa, un gobierno manejado por la gente.

Tengo muchas diferencias ideológicas con Martín Sabbatella, pero tengo que reconocer que fue hábil y le dio al pueblo de Morón lo que en parte reclamaba y era la participación.

Nosotros tenemos dos proyectos fundamentales, el gobierno participativo y la descentralización del área de salud en todo el distrito.

Un político que no piensa en un pueblo que este sano y que no le de valor a la cultura es un político que quiere un pueblo enfermo y que no pueda discernir entre lo que está bien y está mal.

La Matanza es el distrito con más habitantes y menos hospitales…

Si, y con 45 salas periféricas que no están funcionando y que en el 2007 cuando desde la comisión de salud hicimos un informe, la entonces secretaria de salud Gabriela Álvarez nos dijo que nada podía hacer con aquellos médicos que no cumplían con su función porque se le venía el sindicato encima. Ese es el gobierno que tenemos en La Matanza. Están equivocados los muchachos y lamentablemente para ellos, la gente se dio cuenta. Así es como hay una gran cantidad de funcionarios que vienen a decirme que quieren estar en este proyecto y no jugando por abajo sino jugándosela abiertamente.

¿Como por ejemplo?

La gente de la jefatura de gabinete. Lo dijeron ellos públicamente por eso lo digo yo. Hay muchas áreas y tenemos una sorpresa que la diremos cuando presentemos la lista de concejales que me van a acompañar, es una de las dirigentes más importante en cuadro político que tiene Fernando Espinoza.

¿Por qué sucede esto con el intendente?

Porque Fernando Espinoza tiene un entorno que no lo ayuda, que es muy obsecuente y no le muestran la realidad. Además Fernando Espinoza no supo defender su espacio y trabajar con su gente. Hay muchas falencias y hay momentos en que hay que cortar cordones umbilicales, Fernando no lo hizo y hoy ha llegado a esta situación, donde el peronismo de La Matanza reclama otra cosa. Y mirá que mal que hicieron las cosas, como se durmieron en los laureles que hicieron que Martín Sabbatella metiera un concejal en La Matanza.

Sabbatella fue por el peronismo de Morón y ahora viene por el peronismo de La Matanza. Por eso, si los que somos verdaderamente peronistas no nos unimos y trabajamos por la unidad del peronismo…

Pero dentro del peronismo son muchos los que se anotan para la intendencia. Samid, Ledesma…

Con todo respeto, hablar de Samid o Ledesma es hablar de viejos dirigentes que cumplieron su ciclo, su momento pasó. Tienen que entenderlo y no digo que se tienen que ir a sus casas, sino que deben estar detrás asesorando a quienes tenemos la posibilidad por derecho propio a hacernos cargo de esto. Yo soy el candidato natural del peronismo.

¿Por qué?

Porque asumí con 26 años como concejal en La Matanza, en ese momento el concejal más joven de la provincia en el 2005 y trabajé cuatro años para que llegue este momento. Soy el candidato natural y ellos deben entender que su momento pasó. Uno los necesita de atrás. Hasta hoy somos tres los candidatos a intendentes en La Matanza. El compañero Roberto Cruz de 65 años, Oscar Pettinato, dueño de un medio, también de 65 años. Son peronistas pero no les importante el trasvasamiento generacional que tanto reclamaba Perón. Se han presentado 500 veces a elecciones y las 500 han perdido. Ahora hay una propuesta diferente.

¿Quién es tu rival?

Hoy no tengo rival en La Matanza.

Pero alguien del riñón del intendente o el mismo Espinoza…

Luego de perder 7 concejales no creo que el proyecto vuelva a elegirlo a Fernando porque sino que me den la intendencia que firmo y listo. Sería una forma de regalar la intendencia.

Balestrini salió a decir que Scioli debe reelegirse, tal vez Alberto vuelva a la intendencia, no lo sé. Hoy hablar de Espinoza como candidato es perder la intendencia.

Si llega a ser el intendente en 2011, ¿que es lo primero que hace?

Descentralizar el sistema de salud. Quiero un pueblo sano, que pueda discernir lo que hago bien y lo que hago mal.

¿Como lo llevaría a cabo?

Tenemos salas periféricas en todos los barrios de la Matanza. Reequipar todas las salas para que el vecino que a veces no se atiende porque no tiene la plata para trasladarse hasta el hospital pueda atenderse y hasta hacer prevención en su propio barrios. Hacer prevención en salud es disminuir el gasto en el presupuesto. Descentralizar el sistema de salud es lo que necesita La Matanza hoy. Es fundamental. El segundo proyecto es hacer un gobierno participativo de verdad. Las delegaciones municipales deben funcionar como tales, hoy son como oficinas de bancos, donde los vecinos van a pagar los impuestos y nada más. Hay muchos empleados municipales con ideas, proyectos y ganas de trabajar y se les cortan los caminos. Que la gente empiece a participar con sus ideas para que te marquen la gestión.

¿Que garantía tiene la gente de que su gestión será buena?

La mejor garantía es que tengo 30 años. Si me equivoco ahora me catapulto políticamente. Esa es la mejor carta de garantía. Hoy te digo que voy a ser el intendente de La Matanza. No tengo un viaje de vuelta en esto. Esto lo analizamos con el partido y con mi equipo durante un año hasta que vimos que era el momento, que lo puso la gente que reclama el cambio en la calle.

Y ese reclamo lo ven también los dirigentes que se van sumando a nuestro espacio. Tengo la obligación de llegar al día de la elección, porque sino pierdo el respeto político.

Yo a la gente le digo que hago política con sentido común.

¿Su gestión legislativa también la pone a consideración de la gente?

Hoy llevo presentados 1750 proyectos en cuatro años de gestión. Si preguntas a la gente, todos los días estoy a las 8 y media de la mañana en mi despacho trabajando, cuando además trabajo en el ámbito artístico y termino a veces del teatro muy tarde.

Soy un convencido que soy intendente en el 2011 porque lo tengo merecido. La gente ya no come más sapos.

Dos proyectos que se hayan llevado a cabo de su autoría…

Uno de ellos es el plan de semaforización. No existían prácticamente semáforos en el distrito

El otro es de la expropiación de la plaza Etcheverry a favor de los vecinos. Rompí un negociado de muy mucha plata y costó que me balearan la casa justo el mismo día que presenté el proyecto. Ese terreno era de La Fraternidad que lo donó al municipio y luego aparece un boleto de compraventa de una empresa constructora de La Plata.

Y lo que me quedó pendiente es el boleto estudiantil gratuito para los universitarios de La Matanza.

Ping Pong

Néstor Kirchner: Un hombre con ambición desmedida

Daniel Scioli: Un cadáver político

Alberto Balestrini: Un gran dirigente del peronismo

Fernando Espinoza: Un muchacho que logró el sueño del pibe pero no lo pudo concretar

Rubén Ledesma: el eterno candidato de La Matanza

Alberto Samid: Un compañero para comer asados.

Silvio Klein: El próximo intendente de La Matanza.

Comentá la nota