Silvia Petitti: 30 mil pesos de deuda en solo dos cheques

EL DIARIO TUVO ACCESO A DOS DE LOS VALORES SIN FONDOS DE LA DIPUTADA RADICAL
Mercado negro: el mayor endeudamiento de la legisladora del FrePam, de acuerdo a lo que pudo saber este diario, estaría en la localidad de Eduardo Castex. En ese solo lugar estaría debiendo más de 500 mil pesos en el “mercado negro”. Aunque su pasivo seria mayor aún, ya que estaría cerca del millón de pesos.

La aparición pública de dos cheques rechazados que emitió la diputada radical Silvia Alicia Petitti, que suman nada más y nada menos que 30 mil pesos más de deuda, no hacen más que confirmar la difícil situación finanaciera por la que atraviesa y la tensa relación que mantiene por estas horas con sus acreedores-prestamistas.

Uno de esos valores rechazados, por un total de 10 mil pesos, fue emitido con fecha 18 de setiembre de 2008 para cobrar el 26 de diciembre de 2008. El otro, por un total de 20 mil pesos, fue emitido con fecha 8 de octubre de 2008 para cobrar el 8 de diciembre de 2008.

Ambos cheques, como muestra el facsimil, fueron rechazados por falta de fondos.

Los cheques rechazados de la legisladora del FrePam suman 74 en los primeros días del nuevo año. La suma total asciende a la friolera de 258.560 pesos. Al 30 de diciembre, los valores rechazados por falta de fondos eran 68 y por valor de $ 241.000.

Por ahora la diputada provincial no modificó su postura de que se trata de una “cuestión personal”, como tampoco la conducción partidaria de la UCR, ni los legisladores radicales del bloque del FREPam. Es más, las explicaciones públicas que dieron sonaron demasiado rebuscadas. Lejos de actitudes transparentes y republicanas, en el FrePam primó una actitud corporativa. Incluso actitudes tomadas sin conocer la dimensión total de la deuda que afrontaría la legisladora.

Tal como publicó El Diario, los acreedores-prestamistas de Petitti ya escucharon de boca del abogado Emil Koncurat las peores noticias. “No pensé que la situación era tan difícil...”, dijo el letrado a uno de los acreedores, que pidió una fecha cierta de pago y un acuerdo concreto.

De esta manera, el concurso privado de acreedores que realizó la legisladora del FrePam reveló, para aquellos a quienes Petitti pidió asistencia profesional, que están ante una situación más compleja y de difícil salida de la que tenían conocimiento.

Un acreedor-prestamista consultado por este diario destacó que el abogado se mantuvo tajante y cortante a la hora de establecer un cronograma de pago o una fecha de arreglo. Koncurat dijo -de acuerdo con lo que pudo saber este- que “no sé cómo va a terminar esto... Sigo recabando datos, porque no sé cómo se va a pagar todo esto”.

“¿Pero tiene alguna fecha para que lo pueda llamar?”, le dijo el acreedor procurando algún tipo de precisión. “No sé...”, contestó Koncurat y después se hizo un largo silencio.

La deuda y

su investigación

El caso de la deuda en el mercado negro de la diputada Silvia Petitti estalló en los medios cuando sus acreedores-prestamistas lo advirtieron públicamente. Una vez conocidos algunos detalles, hubo una fuerte conmoción en el bloque de diputados provinciales del FrePam.

Algunas líneas de la UCR se abroquelaron detrás de la diputada, con el único objetivo de preservar el reparto de espacio interno y los acuerdos.

La diputada Claudia Giorgis, sin especular, cuestionó públicamente la deuda que tenía la legisladora. Otros legisladores, aunque pidieron reserva, expresaron su desacuerdo con el manejo de la situación. Apuntaron a la propia legisladora y al bloque de diputados. También hubo respaldo de parte de la conducción de la UCR.

La crisis alcanzó tal volumen que la propia legisladora emitió un comunicado en el que reconoció el endeudamiento. Dijo que era de una situación económica familiar y se comprometió en que “honraría” sus deudas.

“Por diferentes cuestiones familiares hemos contraído una deuda que nos ha sido imposible de cumplir. Por esta razón, y porque somos una familia honorable, hemos decidido vender todos nuestros bienes para responder a los acreedores”, dijo Petitti. No aclaró con quién o quiénes es la deuda.

“Como soy una persona pública, por mi función de legisladora, es que voy a encauzar la situación personal sin perjudicar políticamente a los diputados que pertenecen a mi bloque”, señaló. Tampoco explicó el origen preciso ni cómo afrontaría el pago de sus deudas.

Al mismo tiempo el Tribunal de Cuentas informó que inició una investigación a cargo del Departamento de Bienes Patrimoniales y Declaraciones Juradas.

La Ley 1.252 -modificada por Ley 2.039- establece que los funcionarios y agentes públicos deberán presentar, dentro de los 30 días corridos de iniciadas sus funciones, una declaración jurada y firmada de todos sus bienes, rentas e ingresos de cualquier naturaleza, “así como las deudas que tuvieren, con las especificaciones necesarias para conocer con exactitud su situación patrimonial”.

La diputada del FrePam en la declaración jurada presentada luego de asumir consignó deudas por 66.000 pesos y un patrimonio de unos 397.429 pesos.

Tal como publicó este diario, Petitti debería una millonaria suma de dinero en el “mercado negro”: habría entrado en una especie de “agujero negro” con diferentes prestamistas de la provincia.

Comentá la nota