Silvia Petitti conformó un bloque unipersonal

La diputada Silvia Alicia Petitti le pidió ayer formalmente al presidente de la Cámara de Diputados, Luis Campo, que le asigne un espacio físico en el edificio para su bloque unipersonal que se llamará "Radical Independiente".
En diálogo con el móvil de LU 33, para el programa "Esta tarde a más tardar", la legisladora expresó sentirse "bastante mal anímicamente. Obviamente esta decisión de mis pares de apartarme de la Lista Blanca ha sido una importante decepción, porque considero que mi actitud personal ha sido honesta y no tiene por qué afectar al bloque al que pertenecía hasta ayer, el Frepam", le dijo al cronista radial.

Informó que "a partir de hoy (por ayer), acabo de entregarle la nota al vicegobernador, le anuncié oficialmente mi decisión de formar una bancada unipersonal que se va a llamar Bloque Radical Independiente".

Se mostró dolida por cómo se manejaron los integrantes de la Lista Blanca de la UCR: "Fue un balde de agua fría, porque acompañé a la Lista Blanca en 10 ó 12 años de trabajo, y me sorprendió que mi propia lista me solicite apartarme por considerar que mi actitud frente a la vida no la consideran correcta. Obviamente yo sí la considero correcta", enfatizó.

Con "Pacheco" sí.

Después cuando se le preguntó si había tenido contacto con el líder de la lista Celeste, Antonio Tomás Berhongaray, se mostró dispuesta a entrevistarse con el ex senador, quien por estas horas se encontraba internado en un nosocomio local.

"Siempre recibí muy buen apoyo de parte de la Línea Celeste y no tendría ningún inconveniente en hablar con un patriarca del radicalismo (por Berhongaray), porque es una persona a la que se le puede escuchar un consejo, por su militancia, por su sabiduría respecto del radicalismo", indicó.

Y siguió: "Sería la persona que mejor me puede aconsejar en esta situación y me parecería realmente interesante encontrarme con él, y creo que él estaría gustoso de hacerlo conmigo. Si en algún momento se presenta esta oportunidad por supuesto que voy a escuchar un consejo de una persona que tiene las banderas del radicalismo muy altas y las defiende desde un lugar muy importante como lo hace 'Pacheco' Berhongaray".

Más adelante explicó que no se llevó sus pertenencias del bloque, pero que solicitó un "espacio físico diferente al Frepam, que se me va a conceder a la brevedad posible". Amplió diciendo que si bien están en receso sigue trabajando y que seguirá "asistiendo (a la Legislatura) para organizar mi bloque unipersonal".

Radical, pero no blanca.

Ratificó su pertenencia "al partido de base, a la Unión Cívica Radical. Leí por allí que me solicitarían la desafiliación, pero debo decir que el presidente del Comité Provincia está mal informado respecto de esta situación, porque en todo caso debería hacerlo el comité de mi localidad que lejos está de pedírmelo", casi se ufanó.

"Yo no me voy del partido, sigo siendo una radical más, lo que no voy a ser más blanca", expresó. En todo momento manifestó su bronca con los integrantes de la Lista Blanca. "Ahora voy a pedirles que me expliquen personalmente el por qué de esta terrible decisión que han tomado", cerró.

El "caso Petitti" salpica a Bergués

El radicalismo tuvo, podría decirse, un verano caliente. Todo da para pensar que el bloque unipersonal de Silvia Petitti ya es un hecho de cara al período que se iniciará en algunas semanas.

Si bien como se informa aparte no hubo reunión con Antonio Tomás Berhongaray, líder de la lista Celeste del radicalismo, se sabe que la diputada provincial Silvia Alicia Petitti sí estuvo reunida con el presidente del Comité Provincia Mauro Pildaín y con el senador Juan Carlos Marino.

Fue alrededor del mediodía de ayer que los dirigentes se reunieron con la cuestionada legisladora de General Pico, y no hubo más personas presentes en el cónclave. LA ARENA pudo saber que la reunión se produjo en un tono sino de hosquedad si de marcada seriedad. Tomada la decisión de Petitti de constituir un bloque aparte del Frepam, en realidad poco más habría para decirse entre ambas partes.

Algunas fuentes cercanas al radicalismo no dejaron de admitir que la que quedó bastante menoscabada, después de todo este intríngulis, fue la autoridad de Julio Bergués como titular del bloque Frepam.

Hay quienes le cuestionan al médico de Arata que "no se manejó bien con este tema, y por el contrario fue el primero que salió a respaldar a Petitti", aunque admiten que quizás no conocía a fondo cual era la verdadera situación financiera de la legisladora y confiaba en que podría salir a flote.

Un gesto.

Pero no sólo eso, sino que además le atribuyen no coordinar suficientemente el desempeño de los diputados que conforman el Frepam, y algún descontrol en cuanto al personal que revista en la bancada. Una voz enigmática en el teléfono dejó ayer un mensaje: "¿Por qué no preguntan quiénes son los colaboradores de Petitti, y que seguirán en sus cargos si constituye un bloque aparte?".

¿Quiénes son los empleados de la diputada piquense, y cuál sería el problema en que tengan un cargo en la Cámara de Diputados? Si alguien sabe de alguna anormalidad sería bueno que lo dijera. La pregunta por ahora no tiene respuesta.

Pero más allá de todo eso se conoce que los demás legisladores del bloque Frepam tienen aprecio por las virtudes personales de Bergués, y aunque lo saben un hombre de pocas pulgas sostienen que "tiene palabra y es muy trabajador". Sin dudas virtudes nada desdeñables en los tiempos que corren, aunque el tema Petitti no lo haya dejado bien parado por ahora.

En realidad lo que sus pares estarían esperando es un gesto de Bergués: que ponga su renuncia a disposición para que el resto la considere. "Con seguridad estimamos que seguiría siendo el jefe del bloque, porque entendemos que es la persona indicada, y además saldría fortalecido en su autoridad", dijo ayer por lo bajo un legislador consultado.

Lo cierto es que el escandalete ha dejado heridas profundas en el radicalismo, y colateralmente en el bloque del Frepam.

Cuando acabe este mes comenzarán los movimientos en la Legislatura provincial, y seguramente también las reuniones en la que se considere cómo seguir en un año que, que duda cabe, empezó sumamente agitado.

Comentá la nota