Silva otorga

Pasan los minutos, las horas, y hasta los días, y el ministro Luis Oscar Javier Silva sigue demorando su desmentida a las graves acusaciones de tráfico de influencia que hizo la intendente Mónica Hernández; el affaire de la Cámara de Diputados parece haberle mojado la pólvora política.
Hasta hace algunas semanas, el joven ministro Silva, siempre estuvo presente con su opinión en referencia a los temas que ocuparon la agenda pública, pero desde hace varios días está virtualmente desaparecido.

Su visión sobre de lo que pasa en la provincia, aunque muchos piensen lo contrario, claro que importa, al fin y al cabo es el ministro político del Gabinete provincial, pero de nada acusa recibo últimamente (ni hablar de su responsabilidad por lo sucedido en la Cámara de Diputados, donde el FCS, con el número de legisladores necesarios perdió la votación para designar al presidente del Cuerpo).

Si no quiere referirse al tema de Diputados, Silva tuvo estos últimos días otro tema al cual referirse, la acusación de trafico de influencia a favor de su propio estudio jurídico.

En conferencia de prensa, la intendente de San José Mónica Hernández acuso al joven ministro Javier Silva de perjudicarla a través de los abogados Vicente Andreatta y Mario Sampayo, quienes la defendieron judicialmente, va… es un decir, en la crisis institucional que derivó en su suspensión como jefa comunal.

"Andreatta y Sampayo son socios del estudio jurídico del Ministro de Gobierno Javier Silva y ellos me dijeron que me quedara tranquila que estaba todo bien encaminado pero resulta que ahora me dicen que tengo que resignarme", denunció.

La acusación es ciertamente grave, seria motivo de escándalo en cualquier democracia seria, porque supone una confirmación de lo que muchos ciudadanos sospechan, que los funcionarios aprovechan sus cargos para traficar influencias con las cuales se benefician económicamente. El tema es grave, que a cualquier funcionario decente lo obligaría a renunciar, o al menos lo constreñiría a pensar esa posibilidad; aquí nada, ni una desmentida.

Comentá la nota