Sileoni: "El Estado debe hacer cumplir la ley de educación sexual" escolar

De este modo, el ministro de Educación respondió a las críticas que el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, lanzó contra los contenidos de un manual de capacitación docente elaborado por el Ministerio. Lo había tildado de "reduccionista" y "marxista".
El ministro de Educación, Alberto Sileoni, salió a responderle hoy al polémico arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, quien cuestionó los contenidos de un manual de educación sexual escolar. El funcionario explicó que el documento objetado por la Iglesia "se usa para la capacitación docente" y remarcó que ese material "promueve valores" y "no una mera genitalidad". Asimismo, advirtió que el Estado "tiene la obligación de hacer cumplir la ley" de Educación Sexual en todas las escuelas del país.

"La ley es la ley, no es una opinión más", dijo. Y, por lo tanto, advirtió que normas como la referida a la educación sexual en los colegios deben cumplirse.

Sileoni aclaró que las críticas de Aguer, quien preside la Comisión de Educación del Episcopado, están referidas a "un documento del Ministerio que no llega a las escuelas", sino que se trata de un material "que se ha usado para algunas capacitaciones docentes". Por ello, como es un material elaborado "para adultos", contiene una serie de textos "con enfoques distintos".

"La opinión oficial del Ministerio de Educación son los lineamientos curriculares para la educación sexual. Esos lineamientos trabajan promoviendo valores, con una concepción integral de la sexualidad" que "no es mera genitalidad", tal como había señalado Aguer.

En este sentido, Sileoni explicó que con la educación sexual el Estado tiene "tres preocupaciones centrales: el abuso infantil, que está creciendo; el embarazo no deseado y las enfermedades de transmisión sexual". El ministro señaló que los contenidos promovidos por el Ministerio están enfocados principalmente a estas tres problemáticas, pero que también apuntan "al respeto hacia el otro, al amor".

"Nosotros queremos centrarnos en esos temas, desde el nivel inicial hasta el nivel superior", dijo. Y si bien agregó que su intención no es polemizar con monseñor Aguer sobre el tema, remarcó que "nadie puede negar la virtuosidad del preservativo para prevenir enfermedades".

"No creemos que la escuela tiene que ser una distribuidora de preservativos, para eso está la salita de la escuela", afirmó. De todos modos, reiteró que el uso del preservativo "es importante" para prevenir enfermedades.

Ayer, Aguer denunció –en un documetno de cuatro carillas- que el manual de capacitación docente sobre educación sexual tiene "inspiración neomarxista". Y cuestionó que se entienda a la educación sexual como "la reivindicación del derecho de fornicar lo más temprano posible, y sin olvidar el condón".

"Se afirma expresamente que la escuela debe orientar sobre el uso exclusivo del preservativo como único medio de protección eficaz en la relación sexual frente al VIH, tanto para los varones como para las mujeres. ¿No sería más eficaz, e indudablemente segura, la abstinencia de las relaciones sexuales prematuras e irresponsables?", se preguntó.

Comentá la nota