El silencioso debut judicial de Menem

El ex presidente se negó a declarar al presentarse por primera vez ante el tribunal que lo juzga por contrabando de armas.
De impecable traje azul, el ex presidente Carlos Menem se enfrentó ayer por primera vez cara a cara con los miembros del tribunal Tribunal Oral Federal 3 (TOF 3), que lo juzga por el "contrabando agravado" de armas a Croacia y Ecuador durante su Gobierno. Pero, el ex mandatario se negó a declarar por consejo de sus abogados y pidió retirarse de la sala de audiencias.

"Habida cuenta de que hay cuestiones pendientes, incluso apeladas, he resuelto no prestar declaración indagatoria en esta audiencia", dijo el ex jefe de Estado cuando el presidente del TOF 3, Luis Imas, lo invitó a subir al estrado para defenderse de las acusaciones que se le imputan y responder las preguntas.

Momentos antes, el tribunal había rechazado dos recursos de la defensa del ex jefe de Estado, que gobernó entre 1989 y 1999: uno para apartar a uno de los jueces por supuesta parcialidad y otro para reclamar la nulidad del proceso oral por diferencias con la acusación inicial.

Fue esa medida la que le permitió a Menem eludir la invitación a prestar declaración indagatoria y justificar su silencio, más allá de que no estaba obligado a responder preguntas de los magistrados.

Como la defensa de Menem apelará el rechazo de los recursos ante un tribunal superior, la Cámara de Casación Penal, uno de los abogados del ex presidente, Maximiliano Rusconi, intentó anticiparle a los jueces que su cliente se negaría a declarar, pero estos le reclamaron que dejara hablar al imputado.

El senador Carlos Menem, de 82 años, fue el primer imputado en llegar ayer a los tribunales de Buenos Aires y logró escabullirse de los fotógrafos y periodistas que lo aguardaban en la puerta junto a un grupo de militantes de izquierda que protestaban en la calle con bombos y pancartas contra su gestión.

Menem llegó a las 9 a los tribunales -30 minutos antes del comienzo de la sesión,-. Tuvo que esperar dos horas para el inicio de la audiencia y en ese lapso saludó a su ex ministro de Defensa Oscar Camilión y a su antiguo cuñado, Emir Yoma, quienes junto a otra quincena de imputados enfrentan el juicio oral desde el 16 de octubre pasado.

Acompañado por cuatro abogados y dos custodios, el ex presidente se sentó en una silla colocada especialmente para él que sobresalía del pasillo del recinto y le permitía ver a los miembros del tribunal. Casi ni se movió de ese lugar.

Como el tribunal rechazó los planteamientos de nulidad y de recusación de un juez, cuando invitaron al senador a declarar, la defensa sostuvo que el ex presidente "no tiene por qué defenderse de una acusación a la que consideramos nula".

Fue así como el TOF 3 dispuso que el secretario leyera la declaración indagatoria que Menem prestó durante la etapa de instrucción y le pidió al ex presidente que constatara visualmente la autenticidad de la misma, luego de lo cual el senador fue autorizado a retirarse y se dispuso un cuarto intermedio.

Previamente, el ex presidente debió someterse al trámite rutinario de identificación ante el tribunal y a la pregunta sobre su actual ocupación respondió: "Senador nacional por La Rioja".

Declaró además que su lugar de residencia es la Capital Federal, su estado civil "divorciado" y ante si tenía otros procesos judiciales abiertos, contestó: "Antecedentes, no", pese a que está imputado en varias causas penales y pasó cuatro meses detenido en 2000 por el tema de las armas.

Comentá la nota