Siguieron los cruces entre el oficialismo y la oposición Tras la Fiscal y Tarifaria de 2010

Luego de una sesión que terminó con concejales y mayores contribuyentes abandonando el recinto antes de la votación, continuaron ayer los cruces entre oficialistas y opositores. De uno y otro lado, denunciaron "actitudes patoteriles" en el tratamiento de la ordenanza Fiscal y Tarifaria que regirá durante 2010, con aumentos del 25 por ciento en las tasas.
Por supuesto que la cosa no iba a quedar en el recinto, si ni siquiera concejales y mayores contribuyentes permanecieron en su interior durante el tratamiento de la Fiscal y Tarifaria para 2010. Las críticas cruzadas se multiplicaron ayer entre los referentes del ofcialismo y la oposición. Los primeros critican la actitud "poco democrática" de quienes abandonaron sus bancas. Los otros sostienen que no hubo tiempo para analizar seriamente la propuesta que el oficialismo presentó en el recinto, modificando el proyecto del propio Ejecutivo. De uno y otro lado, señalaron "actitudes patoteriles".

"Estoy decepcionado. Tanto los concejales como los mayores contribuyentes teníamos un proyecto que había elevado el Departamento Ejecutivo. Pero los concejales del oficialismo y sus aliados, presentaron un despacho modificando algunos de los puntos del proyecto original e incluyendo además, la creación de un nuevo derecho. Era un despacho demasiado extenso, y correspondía un análisis detallado y pormenorizado. Por eso entendíamos que era necesario pasar a un cuarto intermedio de unos días para poder evaluar seriamente este nuevo despacho. Pero el oficialismo, con sus aliados y mayores contribuyentes, nos negó esta posibilidad", recapituló ayer en diálogo con EL NORTE el concejal Fabián Gigli, quien argumentó que "no era lógico votar por la afirmativa o el rechazo de algo que todavía no teníamos bien en claro".

Más opositores

El radical Gigli fue uno de los 7 concejales que dejaron el recinto antes de la votación. Los demás fueron Andrés Quinteros, Danilo Petroni, Jaquelina Broin, Jorgelina Glorio, Eduardo Morello y Alicia Delaude.

También en diálogo con EL NORTE, Quinteros señaló la existencia de "una profunda contradicción en quien eleva una iniciativa, para después alegremente introducirle modificaciones, como si lo propuesto antes no hubiera tenido sentido".

El propio Quinteros fue quien solicitó en el recinto el paso a un cuarto intermedio que la asamblea terminó rechazando por mayoría. "No aceptaron pasar a un cuarto intermedio por esa constante actitud patoteril de imponer un criterio sin importarles lo que se deja de lado", disparó ayer.

En diálogo con Radio U, Petroni también denunció que "a algunos mayores contribuyentes ni siquiera les dieron copia de las modificaciones que se estaban proponiendo". También se manifestó en contra de un aumento que consideró "desmedido, excesivo e inoportuno".

Del otro lado

Desde el otro bando, el presidente del Concejo Deliberante, Mauricio Larroucau, calificó como "lamentable" el abandono del recinto por parte de los opositores y advirtió que "es la primera vez que pasa en una asamblea de concejales y mayores contribuyentes". En un día en que los cruces continuaron multiplicándose en los medios locales, Larroucau indicó a EL NORTE que "el debate se debe dar dentro del recinto, y no en los medios, como hace esta gente".

Otras expresiones tuvieron que ver con el mini-escándalo que coronó el encuentro del miércoles en el Soberanía Nacional, cuando un grupo de vecinos se sumó a la retirada de los opositores entre gritos de descontento y terminó haciendo estallar uno de los vidrios de las puertas de acceso al recinto.

"La Policía pudo identificar a quien provocó el daño", aseguró ayer a Radio U el concejal justicialista Gustavo Ouakim, quien señaló que el grupo de vecinos que presenció la sesión, estuvo nutrido "por algunos personajes que todos conocemos". Ouakim también cayó sobre los concejales que dejaron sus bancas, al señalar que mostraron "una actitud egoísta y patoteril".

Otro que se refirió al polémico tratamiento de la Fiscal y Tarifaria, fue el intendente Marcelo Carignani, quien indicó que abandonar una sesión antes de la votación, equivale a "no respetar la mayoría".

Acerca del vidrio roto en la planta alta del palacio Municipal, expresó que "esperemos que aparezcan los responsables de los daños producidos", pero también los atribuyó a "un grupo de políticos rodeados de inadaptados que merecen el repudio de toda la sociedad".

En la sesión del miércoles, el abandono del recinto por parte de los opositores, vino a interrumpir una alocución de Jimena Viviani, presidenta del bloque justicialista, quien en aquel mismo momento señaló que se trataba de "un lamentable suceso".

Otra de las críticas planteadas en el recinto provino de la concejal Mónica Basualdo, quien tras el estallido del vidrio roto advirtió que "si existen daños sobre nuestras personas o bienes, yo hago responsables a los concejales que se retiraron arengando". Emma Segovia también planteó desde su banca el "repudio" a una actitud que ella calificó como "avergonzante".

Comentá la nota