Siguen las rebajas y descuentos en comercios de Río Grande.

Desde hace varios meses, y por efecto de la crisis provincial y global, decenas de comerciantes de esta ciudad decidieron ofrecer sus productos con importantes mermas en los precios. En algunos casos, se vende mercadería al costo. Aseguran que las ventas cayeron entre un 30 y un 40%.
Carteles de liquidación, promociones y descuentos se cuentan por decenas en las marquesinas y vidrieras de comercios locales de todos los rubros. Es así que el cliente habitual puede encontrarse con descuentos y rebajas que alcanzan incluso hasta el 40% del precio de lista de determinados productos.

Ello se debe a la grave crisis provincial y global que afecta a todos por igual pero se nota aún más en la poca concurrencia de potenciales compradores en los comercios de la ciudad. Ante ello, la necesidad de generar ingresos forzó a los comerciantes a ofrecer descuentos que van del 10 al 40%, promociones de compra en cuotas sin intereses y créditos propios son algunas de las opciones ofrecidas.

Así y todo, la situación no parece mejorar porque si bien no hay estadísticas oficiales, TIEMPO Fueguino consultó a varios comerciantes y en todos los casos manifestaron una caída en las ventas -con respecto a mayo de 2008- que arranca en el 30% y que llega hasta el 40% en algunos rubros determinados, como es la venta de artículos electrónicos y electrodomésticos.

Pocas ventas, más descuentos

"No me quedó otra que rebajar la mercadería casi al costo para poder cubrir gastos operativos y de esa forma realizar la compra de la nueva temporada", manifestó Jorge Vidal, propietario de una tienda de ropa cercana a la plaza, que por efecto de la crisis debió además despedir a dos vendedoras.

"Me dolió en el alma despedir a las dos chicas pero no me quedó otra porque no tengo forma de sostener el negocio ya que entre los gastos fijos, el alquiler y la poca venta se hace muy complicado resistir", aseguró Vidal.

La situación de Jorge Vidal es más o menos la misma de decenas de comerciantes y por ello el cliente se encontrará con promociones diversas que pueden generar importantes ahorros a la hora de las compras.

Abundan los descuentos por cambio de temporada que arrancan en el 10% y llegan hasta el 40% en algunos casos. Este tipo de rebajas se da sobre todo en comercios dedicados a la venta de indumentaria y marroquinería.

Otro beneficio muy difundido es la rebaja sobre gasto fijo, que en la mayoría de los casos observados es de $30 por cada 100 pesos erogados. En este caso se anotan también tiendas de ropa y algunas casas de electrodomésticos.

Menos difundidas pero también necesarias a la hora de remontar la escasa venta se aprecian las cuotas fijas con determinadas tarjetas de crédito, que en algunos casos llegan hasta los planes de 18 meses sin intereses punitorios.

Pero no todo es color de rosa. Referentes de la Cámara de Comercio local advirtieron hace algunas semanas que las rebajas y descuentos son el paso previo al cierre definitivo de un local comerciales, situación que viene dándose con preocupante frecuencia desde marzo último (ver recuadro).

"Si esto sigue así se va a poner complicado", dijo Susana Silverart desde el mostrador de su comercio de calle Perito Moreno. Es que para ella, las bajas ventas atentan contra cualquier posibilidad de sostenimiento.

"No vendemos y cuando lo hacemos, es porque hay descuentos que al cliente le resultan tentadores", aseveró y cerró diciendo: "Para muchos, cerrar las puertas es cuestión de tiempo".

Comentá la nota