Siguen entrando divisas: el Banco Central sumó otros u$s 100 millones

 Siguen entrando divisas: el Banco Central sumó otros u$s 100 millones
Siguen entrando divisas. Ante un cuadro más favorable, Redrado recorta por tercera vez en dos meses la tasa que paga a los bancos por sus depósitos de cortísimo plazo
La ola de ventas volvió a hacer mella en el mercado cambiario. En consecuencia, el dólar en el circuito de los grandes players –bancos y empresas– retrocedió 3 milésimas hasta los $ 3,835 para la punta compradora y $ 3,836 para la vendedora. En las pantallas de las agencias de cambio, en tanto, el billete al público se negoció sin modificaciones en $ 3,81 para la compra y $ 3,85 para la venta.

Esto, a pesar de la intervenciones del Banco Central (BCRA), que se alzó al final de la jornada con más de u$s 100 millones, según consignaron en las mesas de dinero de las entidades financieras. En el organismo de Martín Redrado no especificaron la cifra, sin embargo admitieron que estuvieron del lado de la demanda comprando "algo". "De no haber sido por el Central, el tipo de cambio hubiese bajado mucho más", señaló un operador de un banco extranjero. En la city explicaron que la tendencia hacia la baja resulta de un persistente ingreso de divisas por parte de inversores ávidos por hacerse de pesos para posicionarse en instrumentos como títulos públicos nominados en moneda local, que ayer volvieron a registrar una buena racha. Pero a su vez, apuntaron que las empresas exportadoras incrementaron el nivel de sus liquidaciones. "Aunque estacionalmente no sea época de liquidaciones fuertes de las exportadoras, algunas adelantaron sus ventas previendo que la divisa pueda depreciarse un poco más en el corto plazo", explicaron en una entidad de primera línea. Se estima que las ventas de los exportadores rondaron los u$s 70 millones, poco más de los u$s 50 millones de días previos.

De esta manera, hay más presión sobre el lado de la oferta posibilitando al Central, en medio de un escenario más tranquilo, a sumar reservas a sus arcas, que ayer finalizaron en u$s 45.231 millones. Así, en el mes de agosto la entidad se llevó unos u$s 538 millones y en la quincena de septiembre compró otros u$s 146 millones, magnitud que refleja una disminución en la salida de capitales privados.

Los bancos reciben menos

Un panorama más tranquilo, en el que la fuga de capitales cayó fuerte desde el mes de agosto, los depósitos en pesos se recuperaron, los títulos públicos acumulan ganancias extraordinarias en las últimas ruedas y el Gobierno kirchnerista se acerca cada vez más a los organismos internacionales de crédito, habilita a la entidad monetaria a una reducción de tasas. Hasta hace unos meses el negocio de la banca privada pasaba por colocar su abultada liquidez en pases del BCRA. La ecuación se centraba en captar depósitos de sus clientes a una tasa y colocarlas en el BCRA a un interés mayor a un menor plazo, ganando un diferencial importante en poco tiempo. No obstante, ayer el Central anunció su tercer recorte sobre las tasas de pases pasivos y activos de 1 a 7 días. Es decir, aquellos depósitos y préstamos de cortísimo plazo que opera con las entidades bancarias. Esta nueva reducción, que se suma a las dispuestas el 7 de julio y 10 de agosto (por 50 puntos básicos en cada una de esas oportunidades), totalizando una baja de 125 puntos básicos en poco más de 60 días, "procura asimismo impulsar la eficiencia en la utilización de la liquidez por parte de las entidades financieras, a fin de canalizar recursos hacia las actividades productivas", según cita el comunicado oficial.

El impacto inmediato es un traspaso de esa liquidez a otros instrumentos que proporciona la entidad pero a plazos más largos, donde los bancos encuentran una rentabilidad mayor. En esta línea, los bancos están volcando su dinero en Letras y Notas de largo plazo. Pero también otro de los efectos es un recorte en la renta que pagan los bancos a sus clientes por los depósitos para mantener el spread de ganancia.

Comentá la nota