En el PJ siguen las diferencias, y críticas, por la aprobación de la Ley de Turismo

El senador del PJ de Gualeguaychú, Osvaldo Chesini, puso en dudas que sea una "necesidad imperiosa" sancionar una ley de Turismo, cuyo debate "le provoca a una industria sin chimeneas, demasiado humo y poca claridad" ya que "con una temporada lanzada; con irremediables problemas frente a las inundaciones, resulta inentendible la premura por sancionar un proyecto que aún no tiene el consenso de los legisladores ni el respaldo social necesario para convertirse en ley".
En diálogo con Radio Cero aseguró que los entrerrianos han tenido "varias y tristes experiencias sobre los resultados de las iniciativas sancionadas al calor de la necesidad y al desamparo de los consensos; no hay nadie, ni nada, que explique claramente cuál es la urgencia en sancionar este proyecto que, como dijo el gobernador Urribarri, data de 2007".

Para el senador "ya acumulamos un buen número de leyes que por falta de reglamentación no son operativas. Y, ahora, frente al cierre del año, nos sorprende la embestida por una nueva norma que nadie puede precisar cómo se acordó ni tampoco las razones de su demanda".

"Trabajadores preocupados por su suerte y con memoria frente a otras iniciativas que fueron sancionadas como solapados regalos navideños, reaccionan frente a esta propuesta con preocupación, Ya pasaron ellos sus diciembres con la 8706; la 9235, su decreto reglamentario el 285 y las apreciaciones de Domenicone, cuando el Estado, como ahora se mostraba deficitario pero no había propuestas para volverlo rentable y, más recientemente, cuando modificaron su Régimen Jurídico Básico a pesar de los acuerdos que se habían alcanzado antes".

Consultado sobre la reunión con el gobernador Sergio Urribarri, dijo que "fue una reunión importante, estaban prácticamente todos los diputados y senadores, nos llamaron a hablar por la ley que terminaron de resolver".

Pero, aclaró, "no se habló de turismo sino de juego. La Ley de Turismo es muy grande y con mucho articulado, tiene tres renglones sobre el tema del juego donde abre la posibilidad de avanzar en emprendimientos turísticos que a partir de la inversión que hagan puedan explotar salas de juegos".

-¿Pudo transmitir su oposición en la reunión?

He tenido la postura clara en esa reunión, lo he dicho públicamente. Cuando esta ley pasó por el Senado la voté porque no ví los tres renglones. Y si bien no tiene justificativo, a veces estas cosas pasan, pedí disculpas públicas y desde ese momento me comprometí para que esos tres renglones no prosperen.

Les avisé a los diputados que debían tener mucho cuidado, en principio habían acordado que eso se iba a sacar pero después empezaron las presiones, operaciones y la cosa sigue dando vueltas.

Cuatro intentos

El legislador precisó que "por lo menos" hubo cuatro intentos de sacar la normativa en diputados "y no ha salido porque hubo representantes como Bettendorff, Benedetti, De la Fuente y otros colegas que no han permitido que la cosa salga hasta ahora".

-¿Qué puede pasar?

No está asegurado de que estos tres renglones conflictivos desaparezcan definitivamente de la ley. Lo que planteamos es armar una Ley de Juego donde puedan opinar todos los sectores que se sientan involucrados como los propios trabajadores de casinos, la Iglesia y legisladores.

- Busti tiene un criterio más cercano a la aprobación de la ley.

Busti dice que hay que aprobar la ley pero que ésta no privatiza el juego y no afecta a los trabajadores. Nosotros decimos que no hay que aprobarla tal cual viene porque abre la puerta a la privatización del juego y afecta a los trabajadores. Es una diferencia de criterios. Si existe esta diferencia de criterios e inconvenientes ¿por qué no extender esta discusión en el tiempo para que podamos ponernos de acuerdo en el texto?. Si todos estamos de acuerdo que no queremos afectar a los trabajadores y que no se privatice el juego ¿por qué no decimos claramente las cosas en una ley dedicada al tema del juego?.

Stur: "cree que todo el mundo es tonto"

El Subsecretario de Turismo Adrián Stur salió al cruce de las declaraciones. "Chesini cree que todos somos tontos y en realidad el que se hace el tonto es él para ocultar su irresponsabilidad".

Recordó que "Osvaldo Chesini critica ahora un proyecto de ley que el voto desde su banca de legislador con las dos manos, y mientras tanto nos quiere hacer creer que la voto por distraído, también resulta interesante señalar que este proyecto de ley de turismo fue enviado a la legislatura por el ex gobernador Busti y quiero recordar que durante esa gestión Chesini no fue un desconocido".

Señaló que "más precisamente el actual senador Chesini fue vicepresidente del Iafas y en calidad de tal no solo que no desconocía el proyecto de turismo sino que trabajo en su formulación. Este legislador no es la primera vez que nos demuestra que hace un tiempo solo se mueve por intereses que responden a la gama de la más baja politiquería".

Aclaró a través de un comunicado enviado a El Día: "a los ciudadanos entrerrianos debemos informarles que el juego no se va a privatizar. La provincia necesita de esta ley porque el turismo es una actividad que necesita previsibilidad, con esta ley vamos a regular y poner en orden una actividad que ha tenido un crecimiento de más de un 50 % de llegada de turistas desde el dos mil tres a la fecha".

Malestar de Fernández

"Sorprenden las declaraciones del Senador Chesini en relación al proyecto de Ley de de Turismo", lo manifestó el Concejal Martín Fernández. "Pone en duda la necesidad imperiosa de sancionar la ley de turismo, y arroja un manto de sospecha sobre el mismo texto de la ley aduciendo que es inentendible la urgencia por sancionar un proyecto que aún no tiene el consenso de los legisladores ni el respaldo social para convertirlo en ley".

Acotó: "hay que recordar, en primer lugar, a la ciudadanía entrerriana, y especialmente a la de Gualeguaychú, que Chesini es Senador Provincial. En segundo lugar, que el proyecto que hoy cuestiona tan severamente ingresó desde el Poder Ejecutivo a la Legislatura en noviembre de 2007, y como es un proyecto del Ejecutivo, que involucraba cuestiones de turismo y cuestiones relativas a los juegos de azar, el proyecto –antes de su ingreso a la legislatura– fue objeto de consulta –entre otros organismos– con las autoridades de entonces del IAFAS, organismo de dónde el actual Senador Chesini era Vicepresidente en esa época ¿Alguien recuerda que haya levantado la voz en contra del proyecto?".

Comentá la nota