Siguen los cruces entre oficialismo y oposición ante nueva conformación del Congreso Nacional

Siguen los cruces entre oficialismo y oposición ante nueva conformación del Congreso Nacional
La polémica por los posibles vetos presidenciales se agudizó con un fuerte cruce de la Casa Rosada a las advertencias opositoras sobre la proliferación de "protestas sociales" en caso de aplicarse esa herramienta.
El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el titular de la bancada oficialista en la Cámara baja, Agustín Rossi, calificaron de "desafortunadas" las declaraciones opositoras pero el referente del justicialismo disidente, Felipe Solá, reiteró la amenaza de una "segura protesta popular".

Aníbal Fernández acusó a la oposición de "amenazar" al Gobierno con las declaraciones de los diputados de la UCR Oscar Aguad y del peronismo disidente Graciela Camaño, quienes auguraron un nuevo "cacerolazo" si la presidente Cristina Kirchner recurre a los vetos para frenar leyes impulsadas por la oposición.

Para el ministro coordinador, "la oposición tuvo un gesto que no es saludable" y deseó que "ojalá se dieran cuenta y retiraran esa expresión que es absolutamente degradante en términos de la República".

El titular del bloque de Diputados kirchnerista también se sumó a la discusión y calificó como "muy desafortunadas" los augurios de posibles protestas sociales en caso de que haya vetos.

El diputado santafesino afirmó que fueron "muy desafortunadas" las declaraciones de Aguad y de Camaño, y sostuvo que "tampoco hay que tratar de extorsionar al Poder Ejecutivo para que no utilice una herramienta constitucional".

Reivindicó nuevamente al veto como "uno de los instrumentos constitucionales defensivos", y advirtió además que puede suceder que la oposición "intente acorralar al oficialismo con otro tipo de leyes, no buscando el acuerdo ni el consenso".

Luego de que la oposición lograra el jueves alcanzar la mayoría en la Cámara baja con los diputados electos el último 28 de junio, varios referentes del oficialismo deslizaron que la presidenta Cristina Kirchner podría vetar las leyes que salgan del Congreso sin la aprobación de la bancada K.

Por su parte, el secretario de Relaciones Parlamentarias del Gobierno, el socialista Oscar González, reivindicó el carácter de colegislador del Poder Ejecutivo y dijo que este tiene la facultad constitucional de recibir "para su examen" los proyectos aprobados por el Congreso.

No obstante, descartó que la legítima decisión de rechazar total o parcialmente una iniciativa vaya a ser una práctica habitual "ya que se descuenta una actitud racional de la oposición que, además, no es un grupo homogéneo sino un calidoscopio ideológico donde hay también legisladores afines a las políticas del gobierno".

Pero lejos de bajar el tono a los posicionamientos, Solá ratificó las advertencias opositoras y habló de una "protestas popular" si es que la jefa de Estado confirma la iniciativa de vetar las leyes opositoras.

"Cuando llegue el momento, si se acumularan los vetos, entonces sí tendríamos una protesta popular seguro, porque tenemos un Gobierno que gobierna sobre una base de falta de legitimidad, y en general la sucesión de vetos es ilegítima", afirmó.

El titular de la bancada del PJ disidente desde el 10 de diciembre aclaró que "jamás pensaría en un levantamiento popular" pero subrayó que "el Gobierno moderaría su posibilidad de vetar en la medida en que vería una protesta popular importante".

"Es un supuesto, todavía falta un tiempo para eso", afirmó Solá.

Comentá la nota