Siguen los coletazos de la traición a los K y volvió la actividad parlamentaria

Se sabe, la traición en materia política suele dejar costos elevados para quien la comete. Al menos eso parece seguir ocurriendo en la capital bonaerense, donde aún resuenan algunos ecos de la jugada electoral bruerista preferida –el corte de boleta-, que una vez más, perjudicó al kirchnerismo en la ciudad.
Aunque pasaron los días de las masivas renuncias al gabinete municipal por parte de los hombres y mujeres del funcionario nacional Carlos Castagneto –el castagnetismo en pleno abandonó el barco tras los comicios de junio- en la arena política platense siguen queriendo alejarse de la gestión hombres vinculados al kirchnerismo.

Esta vez se trató del secretario de Cultura y ex concejal "kirchnerista de primera hora" Iván Maidana, quien durante la semana presentó su renuncia al cargo. Mientras se habla de "caza de brujas" por un lado, por el otro el intendente Pablo Bruera denegó el pedido de dimisión, lo que para muchos fue visto como un último intento –que al parecer dio sus frutos- para evitar debilitar su gestión.

Tal como publicó Agencia NOVA en los últimos días, Maidana habría pretendido dar el portazo tras fuertes sospechas de ser "monitoreado" por los omnipresentes Mariano y Gabriel Bruera, quienes pretenderían colocarle un subsecretario al ex candidato a senador provincial.

Aunque en el ámbito nacional, otro posible coletazo de la traición a Néstor Kirchner se dio con la "barrida" que le hicieron al ex senador bonaerense Juan José Amondarain, quien fue borrado de un plumazo de su cargo como Subsecretario de Relaciones Institucionales de la Jefatura de Gabinete de la Nación, donde tras la salida de Sergio Massa ahora pisa fuerte el plurifuncional ministro Aníbal Fernández.

La estrecha identificación partidaria del "tío" con el intendente Bruera habría sido uno de los motivos que motorizó su despedida del cargo al que había accedido tras quedarse sin su banca en el Senado bonaerense.

Como se sabe, el primer "golpe" al bruerismo por su ambivalente comportamiento en los comicios fue la designación como sucesor de Aníbal Fernández al frente del ministerio de Seguridad y Justicia del ex intendente platense y ex gerente general de Aerolíneas Julio César Alak, movida que repercutió de lleno en los principales despachos del Palacio Municipal de calle 12.

El Concejo abrió sus puertas nuevamente

Tras el receso invernal y las obligadas suspensiones de sesiones por la Gripe A, el cuerpo deliberativo volvió sesionar el pasado miércoles, en una sesión con agenda recargada.

Con algunas intervenciones del bloque alakista que integran Sebastián Tangorra y Teresa Urriza y una lluvia de cuestionamientos al presidente el cuerpo, Javier Pacharotti, la sesión transcurrió con algunas chicanas.

En ese sentido la posta la tuvo el siempre verborrágico Oscar Negrelli, flamante diputado por la Coalición Cívica. "Ante la falta de ideas propias en esta gestión, lo único que pedimos es que copien bien, porque ni siquiera eso", disparó el edil.

La posible salida del recinto de la oficialista María Fernanda Moggia por el retorno del supuesto castagnetista –de licencia- Carlos Melzi fue uno de los rumores de tinte político que circuló con fuerza en los corrillos.

"Diálogo" con la oposición

En materia de agenda de protocolo, el dato sobresaliente fue la reunión en nombre del "diálogo" este viernes por la mañana el intendente Bruera encabezó con los principales referentes de Unión Pro.

El jefe comunal recibió en su despacho a los diputados provinciales electos Gonzalo Atanasof y Julio Garro, a los concejales Justo Aráuz y José Arteaga, entre otros dirigentes de ese sector. (www.agencianova.com)

Comentá la nota