*Siguen chimentos del verano político neuquino

Sapag viaja en compañía aérea de línea a Estados Unidos, pero el Lear Jet provincial también va. Suena en algunos ámbitos del MPN el nombre de un empresario partidario que retornaría a los primeros planos. Rumores alterados por una pelea por la orquesta sinfónica. Divertida intervención de una claque oficialista en la Expo de Junín fue muy comentada.
* El viaje a Estados Unidos del gobernador Jorge Sapag, que se iba a hacer en el propio Lear Jet de la provincia (canjeado en su oportunidad por uno de los helicópteros comprados por el gobierno de Sobisch), se hace finalmente en vuelo de línea, por lo que la comitiva oficial se redujo un poco más, y alguno que pensaba ir finalmente no fue. Se comentó el tema sobre la base de afirmar que el avión neuquino igualmente viaja al gran país del norte, para hacerle la revisión técnica que es obligatoria y que solo puede hacerse precisamente en los Estados Unidos. Ese es uno de los aspectos que se le criticaron al canje por el helicóptero. "Compraron un avión que no solo es más viejo que el helicóptero, sino que está atado a una revisión que solo puede hacerse en Estados Unidos", se dijo.

* Durante el viaje Sapag abordará aspectos de negocios en potencia para la provincia, pero en Neuquén la caldera de la interna se mantendrá sumamente activa. Las reuniones de todo tipo se suceden, y hay un nombre que apareció en los últimos días como una posibilidad y que se baraja para competir en alguna fórmula, tanto para el partido como para las eventuales candidaturas del 2011. Es el de Claudio Andriani, un hombre que comenzara en el MAPO de muy joven (militaba en la Universidad) y que acompañó en las últimas internas a Pedro Salvatori enfrentando a Sapag-Pechen. Andriani es un próspero empresario que oscila entre la provincia y otras zonas de la geografía argentina, y se dijo concretamente que está dispuesto a jugar alguna baza significativa, bajo ciertas condiciones de "renovación" partidaria.

* Así como en la Municipalidad hubo nubarrones por el lado de Cultura (no se sabe si aun el cielo está despejado), y en el Paseo de la Costa (con la renuncia de César Gass, anticipada por esta columna) en el gobierno provincial se sigue atentamente la evolución de una puja que se consideró imprevista. La mantiene una concejala del MPN con un músico en funciones. Dicen que Maricha Otaño (María Angélica Carnaghi, la concejala de la historia escuchada en jugosa charla de café), que condujo la Fundación del Banco Provincia y por ende fue responsable de la Orquesta Sinfónica, quiere seguir a cargo de esa función orquestal, y que Pablo Bongiovanni (el músico saxofonista), que de Cultura pasó a conducir la Fundación, no sabe qué hacer con una papa caliente que entremezcla razones políticas, padrinazgos e influencias. Además del dinero, claro, que nunca alcanza, para el caso de la prestigiosa formación musical que desde hace algunos años permite que Neuquén sea conocida por algo más espiritual que los pozos petroleros y el gas de arenas compactas.

* Se comentó jocosamente en Junín de los Andes, en San Martín, y luego indefectiblemente en la capital neuquina, la activa participación de una claque oficialista que pugnó en griterío con un pequeño grupo de mapuches que había concurrido con ánimo guerrero a la inauguración de la Exposición Rural. Tanto el oficialismo instalado en las tribunas como la gente de la tierra eran pocos, pero gritones. En el caso de los oficialistas (comentaron en la Gobernación, que todavía está medio desierta por lo que los chismes se agradecen) sobresalió Claudio Domínguez, quien revista actualmente en una comisión creada para los festejos del Bicentenario. Los mapuches igual no habían ido con el objetivo de molestar a Sapag, sino especialmente a los dirigentes rurales, con quienes mantienen una dura puja por cuestiones que hacen a la propiedad privada y la propiedad ancestral. "Los defensores del gobernador gritaron tanto que al final lo terminaron interrumpiendo más que los mapuches", contaron entre risas testigos presenciales del hecho.

Comentá la nota