Sigue tenso el clima político en San José

En un clima por demás tenso, los concejales de San José (Santa María) sesionarán, mientras la intendente suspendida por el CD, Mónica Hernández, resiste atrincherada en el edificio municipal.

Desde San José, anticipan que podría incluso llegar a producirse una pueblada si Hernández persiste con actitud de no entregar el cargo y el despacho del intendente.

Sin embargo, la mayor preocupación de los empleados municipales pasa por el pago de sueldos. Es que en días más comenzarán a abonarse los haberes correspondientes al mes de octubre y las cuentas del municipio no pueden ser administradas por Hernández ni el concejal Rosario Marcial, elegido por sus pares para reemplazar a la intendente mientras dure su suspensión.

Cobro de sueldos

Fuentes gubernamentales señalaron a EL ANCASTI que, de continuar si resolución el conflicto de tipo político-judicial, el Estado deberá arbitrar los mecanismo necesarios para que los empleados de la comuna perciban sus haberes mientras –paralelamente- se resuelve la cuestión de fondo.

Es que Hernández está imputada por los delitos de usurpación de cargo y persistencia ilegal en la función. Y en su defensa, la intendente declaró en la Justicia que la votación que se llevó a cabo en el CD para sus destitución estaría viciada.

Para preservar la paz social en San José, personal policial custodia las instituciones.

Los concejales decidieron separar del cargo a Hernández por no responder a diversos pedidos informes, donde debía explicar el destino de los fondos que ingresaron a la comuna por regalías mineras.

Comentá la nota