Sigue la tensión en General Motors

Inspectores de la Secretaría de Trabajo de la provincia ingresaron a la planta de General Motors para certificar que la empresa mantiene aislados a los más de 150 trabajadores que recibieron el telegrama de despido. Los delegados de SMATA aseguran que la firma insistirá con echarlos el jueves, día en que finaliza la conciliación obligatoria.
La tensión sigue siendo el principal elemento que se respira dentro de la planta que la firma General Motors posee en la localidad santafesina de General Lagos. Es que el viernes, en la última audiencia, la empresa insistió con el despido de poco más de 150 empleados efectivos. Así lo informó esta mañana en diálogo con LT10 el delegado de SMATA Darío Aguilar.

El referente del personal comunicó que es ésta una metodología de la compañía para desprenderse del personal. Por lo tanto negó que los despidos se deban a la crisis mundial que afecta a todo el globo, sino, que más bien es una situación aprovechada por los empresarios.

En ese contexto es que los agentes del ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe se llegaron a la sede de la firma para constatar la situación de los obreros. Es que la semana pasada, los sindicalistas denunciaron que los 150 echados reincorporados transitoriamente, eran separados del resto del plantel y conducidos hasta un salón donde recibían capacitación.

Esta es la situación que quiere constatar la dependencia oficial. A las 6 AM, los representantes de la Cartera Laboral llegaron a la fábrica y solicitaron el ingreso. Una vez dentro, toman nota de la situación y se comunican con los empleados para saber cómo están siendo tratados.

Aguilar indicó esta mañana que “seguiremos aislados, de la misma manera, hasta el día jueves en que termina la conciliación obligatoria”. Para el delegado, una vez que ese día llegue, la empresa “insistirá con los despidos y los dejarán afuera porque no los quiere en la planta”. Para seducirlos, según el secretario, les ofrece a los obreros el máximo de indemnización.

El delegado informó que la idea es resistir las cesantías y solicitar a los empresarios que apliquen otras medidas tales como suspensiones, vacaciones adelantadas, reducción horaria y hasta menos salario para conseguir que nadie quede sin trabajo.

Comentá la nota