Sigue tensa la relación política entre el Gobierno y Valle viejo

Lejos de calmarse los ánimos en el radicalismo por la mala performance electoral en algunos departamentos, las diferencias continúan en ascenso. Y es el caso de Valle Viejo, donde el oficialismo perdió con el Frente para la Victoria por una diferencia de 1.600 votos.
Con el paso de los días, las conversaciones siguen cortadas entre el Gobierno provincial y el municipio de Valle Viejo. Incluso, el gobernador Eduardo Brizuela del Moral y el intendente chacarero, Gustavo Jalile, tampoco cruzaron palabra desde antes del domingo 28 de junio. La misma noche de la pasada elección, los principales dirigentes del FCS dijeron estar "sorprendidos" por el traspié electoral del oficialismo en Valle Viejo y la buena elección del FV. Y por lo bajo, se escuchó un sinfín de sospechas.

Ante esta situación, el intendente Jalile responsabilizó al Gobierno provincial por la derrota en su comuna. El jefe comunal enumeró una serie de incumplimientos y obras paralizadas.

En el seno del Poder Ejecutivo no cayó para nada bien el reclamo de Jalile y las relaciones se tensaron más aún cuando desde el Ministerio de Gobierno señalaron que la asistencia a la comuna chacarera era "normal" y que se había cumplido con todo lo atinente a esa área. Tan tirantes están las relaciones que, desde la comuna chacarera, dejaron trascender que en el conflicto del Concejo Deliberante habría participación de algunos funcionarios del Gobierno.

Comentá la nota