Sigue siendo fácil comprar remedios en los kioscos

Aunque desde hace un mes está prohibido por ley, se consiguen medicamentos de venta libre y bajo receta. Lo mismo sucede en los autoservicios. Y llegan a costar hasta el doble que en las farmacias.
El pasado 17 de diciembre el Poder Ejecutivo promulgó una ley que prohíbe la venta de medicamentos fuera de farmacias. La norma ya está por tener un mes de vigencia, pero Clarín comprobó que no se la cumple: en kioscos y autoservicios de la Ciudad se siguen comercializando remedios, incluso algunos que son de exclusiva venta bajo receta.

La ley tampoco está siendo cumplida por muchas farmacias. Es que en su artículo 1° se establece que "los medicamentos denominados de venta libre deberán ser dispensados personalmente en mostrador por farmacéuticos o personas autorizadas para expedirlo". En criollo: ya no puede haber góndolas de donde tomar directamente los remedios.

En los locales de la cadena Farmacity aún están las góndolas con analgésicos, laxantes, antihistamínicos, antimicóticos, antiácidos y antiespasmódicos, entre otros medicamentos. Clarín comprobó que otras farmacias también siguen operando con góndolas: P+P y Asociación del Personal Legislativo (ambas están en la esquina de Alsina y Entre Rios); Farmacia Azul (Entre Ríos y Moreno); Farmaplus (Larrea y Córdoba); Farmacia Nueva Norte-Vantage (Santa Fe 2936).

En una cadena de farmacias dijeron que aún no cumplen la ley porque la norma primero debe ser reglamentada. En Farmacity no contestaron la consulta de Clarín. Tampoco lo hicieron en el Ministerio de Salud de la Nación, autoridad de aplicación de la norma.

El autor de la flamante ley, el ex diputado Juan Héctor Sylvestre Begnis (terminó su mandato en diciembre pasado) aseguró que la norma no necesita reglamentación alguna. "Es ley y se encuentra absolutamente vigente", subrayó.

También el constitucionalista Daniel Sabsay confirmó la vigencia de la norma. "Rige desde su publicación en el Boletín Oficial". Y agregó: "Lo que establece es un principio prohibitivo, y no es necesario reglamentarla".

El viernes pasado, el Colegio Oficial de Farmacéuticos y Bioquímicos de la Capital Federal envió un comunicado a sus matriculados que comienza recordándoles la vigencia de la norma y que los medicamentos no pueden "exponerse más en góndolas".

Clarín constató que en muchos comercios prescriben y venden el medicamento según los síntomas del cliente. "¿Qué tiene para el dolor de estómago?", preguntó este cronista en el kiosco ubicado en Rodríguez Peña 221. "Sertal. Cuesta 1,30 peso", contestó el kiosquero. El Sertal es un remedio de venta bajo receta.

En la recorrida también compró: Ibuevanol (en el kiosco de Córdoba 1833); Migral (en el kiosco de Santa Fe 3250, no es de venta libre); Cafiaspirina Plus y Uvasal (en el kiosco de Santa Fe 3090); Bayaspirina (en el autoservicio de Rodríguez Peña 341); Buscapina y Cafiaspirina (en el autoservicio que se encuentra en Bartolomé Mitre al 1600); Migral (en el autoservicio de Tacuarí 976); Alikal (en el kiosco de Moreno 1786); Actron (en el kiosco de Entre Ríos 356); Sertal (en el kiosco de Luis Sáenz Peña 282); y Geniol (en el autoservicio de Luis Sáenz Peña 232).

Muchos de los medicamentos fueron vendidos fraccionados, con lo que no tienen su fecha de vencimiento ni la dosis del principio activo. Ni siquiera figura el nombre del propio fármaco.

"Así se prestan a la falsificación. Les pueden estar dando a la gente cualquier cosa", dijo Mario Castelli, asesor de la Confederación Farmacéutica. "Además, se termina pagando por el medicamento muchísimo más de lo que realmente vale", añadió.

Marcelo Peretta, del Colegio de Farmacéuticos, dijo: "El Ministerio de Salud debe empezar a hacer cumplir la ley. Pero no se debe apuntar sólo contra los kioscos y autoservicios, sino también contra los laboratorios y droguerías que fomentan estas ventas".

Por su parte, Eduardo Medaglia, de la Unión de Kiosqueros, remarcó: "Como entidad no apoyamos que se vaya contra la ley, pero en definitiva es un problema de cada comerciante".

Comentá la nota