Sigue sin resolución el conflicto de la salud

Volvieron los cruces entre los trabajadores autoconvocados y el Poder Ejecutivo. Monseñor Villalba llamó a una 'pacificación' del conflicto. Nueva asamblea de los trabajadores.
Se ha ingresado en la semana 17 del conflicto que mantienen los trabajadores de la salud autoconvocados por el reclamo al Poder Ejecutivo de mejoras salariales y laborales.

Cuando todos esperan, por minutos, que se acerquen posiciones para que se solucione este conflicto que tiene como más perjudicados a los sectores de menos recursos que no están recibiendo la atención en los consultorios externos ni se pueden realizar las operaciones programadas.

A las manifestaciones de los trabajadores de los dineros que reciben en concepto de salarios, desde el Poder Ejecutivo, el propio gobernador salió al cruce de estas expresiones mientras recorría el centro donde se realizan los trámites para el otorgamiento de la Asignación Universal por Hijos.

En la oportunidad José Alperovich manifestó que "no estamos en condiciones de dar ese aumento y hacerlo sería mentirle a los tucumanos, porque después no podríamos pagar los sueldos", en referencia al pedido efectuado por los autoconvocados de que se les aumente en 100 puntos la base de cálculos.

Al mimso tiempo Alperovich, quien bregó por la necesidad de que las partes retomen el diálogo para destrabar el conflicto y "mantener la paz social" en la provincia.

El jefe del gobierno tucumano aseguró que cuando asumió su gestión, en 2003, "los médicos ganaban 600 pesos por mes. El médico que recién se inicia lo mínimo que gana son 2200 pesos y el promedio son 2800 pesos. Hay médicos que ganan 4 mil ó 5 mil pesos. No creo que sea el gran sueldo, para nada. Pero lo que decían que cobran y lo que están cobrando están confundiendo a la población".

Por otro lado, Alperovich recordó que "en Tucumán hace 6 años había gomas quemadas, estaba paralizado el Estado, no se podían pagar los sueldos, no andaba la provincia. No podemos tirar por la borda todo el sacrifico que hemos hecho no sólo el gobernador sino todos los tucumanos para mantener en paz la provincia".

El Gobernador pidió a los autoconvocados que revean su postura para retomar el diálogo para superar el conflicto "porque se está perjudicando al más humilde. Hoy se está dejando de operar no a una persona rica sino a una persona que no tiene obra social".

Por su parte el ministro de Salud de la provincia, Pablo Yedlín volvió a solicitar a los trabajadores autoconvocados de la salud que vuelvan a trabajar y a sentarse en una mesa de diálogo.

"No nos podemos dar el lujo de no atender en los hospitales. Tenemos que sentarnos a dialogar y no salir hasta que hayamos encontrado una solución a este conflicto, pero hay que atender a la gente", lo pidió el funcionario.

Los Trabajadores

Por su parte, y luego de conocer las expresiones de los funcionarios y del propio gobernador de la provincia, más el rumor que se les podría incrementar la base de cálculo en 50 puntos pero hasta el mes de marzo de 2010, el ánimo de los trabajadores no será el mejor cuando se reunan desde las 13 en asamblea para determinar los pasos a seguir en la continuidad del conflicto.

Todos esperan un llamado del único mediador que reconocen, el Arzobispo de Tucumán, Monseñor Luis Villalba, para sentarse en una mesa de diálogo, con la salvedad que pretenden que sea el propio Alperovich quién participe de las negociaciones, pues consideran que los ministros que concurrieron a los anteriores encuentros "no tienen poder de decisión para solucionar el conflicto".

Desde el Arzobispado

A poco de su llegada a la provincia, luego de participar de reuniones en Buenos Aires, Monseñor Luis Villalba, sobre este conflicto manifestó que "yo invito a ambas partes a retomar al diálogo, a tratar de llegar a consensuar. El conflicto no lleva a nada, y tenemos, como sere racionales, que entender que hay que hacer un esfuerzo para conseguir el bién común, sobre todo teniendo en cuenta que está en juego la salud de nuestra gente, la más pobre, que es la que va a los hospitales".

"Espero y tengo esperanzas de que podamos resolver este problema", se esperanzó el Arzobispo de Tucumán.

Comentá la nota