Sigue la pulseada por la feria desalojada en Don Bosco

Cerca de un centenar de puesteros de la feria americana desalojada de Don Bosco resolvió pelear para poder seguir trabajando en la calle Uriburu frente a la estación de trenes de esa localidad.

La determinación se tomó en asamblea el domingo por la mañana. En tanto, la administración Gutiérrez mantiene su determinación de no permitir el armado de la feria y concretar el traslado de la misma al predio del Triángulo de Bernal.

De todos modos, hoy los puesteros desalojados e impedidos de trabajar se movilizarán hasta la Municipalidad para reunirse con el presidente del bloque oficialista, José Migliaccio, quien se comprometió a conseguir una reunión con miembros del Ejecutivo Municipal para tratar el tema. Igualmente, un grupo de mujeres que trabajan en la feria ya abrió un expediente en ferrocarriles para conseguir autorización para una eventual feria en la zona.

El domingo desde antes de las 8 de la mañana, una docena de funcionarios municipales que se movían en autos particulares sin identificación, junto a tres móviles policiales y dos colectivos de la policía de Infantería se instalaron en la zona para evitar el armado de la feria. El operativo estuvo a cargo del director de Control y Modernización de la Vía Pública, Roberto Doppelgatz. y el director de Feria, Fabián Macedo. La presencia oficial intimidó a los puesteros que optaron por no instalarse en el lugar aunque en plena asamblea se decidió asistir todos los domingos a la estación de Don Bosco hasta poder volver a trabajar con la feria.

Luego de la asamblea, llegó el Defensor del Pueblo de Quilmes, José Estevao, quien se comprometió a acompañar la pelea de los puesteros y a efectuar gestiones para conseguir la continuidad de los puestos de trabajo. Poco después, se apersonó en el lugar el titular del H.C.D., Gustavo Filareti. Los puesteros permanecieron en el lugar hasta después del mediodía.

Comentá la nota