Sigue la pulseada entre oficialismo y oposición por el convenio chino

Desde las bancadas opositoras aseguran que el Ejecutivo es el único responsable del desmanejo administrativo que se da en torno a la llegada de la inversión asiática. Recordaron que para modificar la norma que permitió encarar las negociaciones ante la empresa, es necesario que el oficialismo presente un proyecto de ley que lo habilite, hecho que aún no sucedió.
Las voces detractoras de las negociaciones que el gobierno de Fabiana Ríos mantiene con la empresa de capitales asiáticos para que se concrete la venta de gas de regalías, están al orden del día.

Es llamativo que luego de concretarse el encuentro entre funcionarios del Gobierno junto a los presidentes de las bancadas con representación legislativa con el embajador de la República de China, no se pudieron conocer mayores precisiones del avance de las negociaciones por parte de voces oficialistas.

Las declaraciones solo fueron emitidas a través de gacetillas, y en ese marco, en la mañana de ayer sí circularon diferentes opiniones de quienes sostienen que se debe dar un paso atrás con el convenio rubricado por la mandataria y autoridades de ese país asiático dado la cantidad de irregularidades que se observan en torno a la venta de gas de regalías.

Variados son los argumentos que se plantean en cuanto a lo "incongruente" de los hechos, pero fundamentalmente se sostiene que se debe tener en cuenta las más de 20.000 firmas que no quieren que se negocie la venta del recurso de la manera que fue planteada por el la actual administración, es decir, sin licitación pública mediante.

Pero desde el oficialismo insisten en afirmar la benevolencia del contrato que provocará una inversión millonaria, que vendrá unida al desarrollo industrial de la zona norte de la provincia. Además sostienen, el impacto que producirá la generación de fuente de empleo que se concretará a partir de la instalación de la planta de metanol.

Y si bien fue un tanto arduo lograr contar con el testimonio de los que participaron del encuentro ante el diplomático asiático, se pudo saber que desde la oposición continúan manifestando que la responsabilidad de todo lo actuado es del propio oficialismo.

"Fue la gobernadora quien llevó adelante las gestiones ante la empresa y solo ella es la responsable de todo lo que hasta ahora ha pasado", dijo enfáticamente una de las fuentes consultadas, vinculada a la oposición parlamentaria.

Es más, aseguran que el Parlamento nunca recibió copia de las actuaciones llevadas adelante, e insisten en remarcar que la labor legislativa terminó cuando dictó la ley en diciembre pasado.

Cabe remarcar que lo que sí ingresó es un pedido de prorroga para extender los plazos del arribo del millonario monto, pero este escrito no es suficiente para modificar lo actuado por una ley. Es decir que solo resta que el oficialismo gire un proyecto de ley para modificar la norma sancionada en diciembre pasado, que dio luz verde a la inversión china.

Al consultarse sobre los motivos por los cuales se trasladaron hacia la ciudad de Buenos Aires para entrevistarse con el representante del país asiático, desde la oposición indicaron que solo se trató de una reunión de tono institucional en donde el diplomático ratificó la intencionalidad de invertir en la provincia.

Asimismo, sostuvieron que lo que se trata desde el gobierno, al intentar deslindar responsabilidades en el Parlamento, es "ganar tiempo" hasta que arriben los capitales a las arcas del Estado fueguino; "es una cortina de humo", opinan.

Finalmente, recordaron que el Ejecutivo quien debe resolver los cuestionamientos que se le hicieron tanto del Tribunal del Cuenta como desde la Fiscalía de Estado al contrato firmado ante Tierra del Fuego Energía y Química S.A.

Comentá la nota