Sigue la polémica sobre si la Corte debe adelantar algún lineamiento

Unos celebran el diálogo, otros dicen que el máximo tribunal podría rebasar sus facultades.
La posibilidad de que la Corte Suprema de Justicia fije alguna posición o brinde algún lineamiento para la resolución del problema de las vacantes en Tribunales sigue generando polémica. “Ella no tiene por qué negociar los términos de las leyes. Significaría arrogarse facultades que no le competen. Para eso está la Legislatura”, dijo Ricardo Bussi (FR).

Según el dirigente, el máximo tribunal ya se ha expedido (el 8 de setiembre la Corte declaró nulas disposiciones de la Constitución de 2006). “El tribunal dijo que el tema debía resolverse con una ley que cree el Consejo Asesor de la Magistratura (CAM). No tiene más que decir; ya dijo todo”, afirmó.

José Cano (UCR) advirtió sobre lo que consideró una estrategia del gobernador, José Alperovich”. “De golpe le llegó la política del consenso cuando en cinco años nunca dialogó”, dijo. Cano no cree que la Corte rebase sus potestades si sienta a discutir con el Gobierno. “Le pido que, en uso de su facultades de superintendencia, se exprese para sentar las bases de la solución definitiva del problema. Alperovich busca que se crea que la única solución es una nueva reforma”, afirmó.

Los legisladores oficialistas, por el contrario, ponderaron la eventual decisión de que las partes -incluida la Corte- se sienten a conversar. “Todo diálogo es importante, en tanto y en cuanto sirva para superar problemas; más aun si se hace a la luz del día”, dijo Gregorio García Biagosch (PJ). A diferencia de Bussi, este no considera que se generen incompatibilidades. “No veo que no puedan volver a ejercer su atributo natural; una reunión no va a desnaturalizar la esencia de cada poder”, afirmó.

“Lograr una solución”

El titular del bloque oficialista “Tucumán Crece”, Roque Tobías Alvarez, opinó en idénticos términos que García Biagosch en cuanto a la acción de conversar. “Todo diálogo habla de la intención de las partes de lograr una solución. No creo que cuando Montesquieu elaboró la teoría de la división de poderes haya querido decir incomunicación”, dijo.

Alvarez mencionó la ley Orgánica de Tribunales para defender la potestad de la Corte de elevar anteproyectos. Empero, aclaró: “de expedirse, la Corte camina por un hilo muy delgado; una, porque ya lo hizo (el fallo del 8 de setiembre), y otra porque significaría inhibirse frente a una futura acción. Advirtamos que, en este tema, todo acto político se judicializa”, alertó. Luego formuló otra observación: “está habilitado el diálogo entre poderes, pero el reservorio último para la sanción de leyes es la Legislatura”.

Comentá la nota