Sigue la polémica por el rechazo a la reforma de la Carta Orgánica

El Intendente acusó a dirigentes del Frente de Todos de trabar mejoras institucionales, en un nuevo capítulo mediático de la disputa por los cambios en la redacción del estatuto municipal. Para la oposición, el Jefe Comunal sólo busca crear más cargos para repartir.
Ayer hubo un nuevo capítulo en la polémica desatada tras la negativa a reformar la Carta Orgánica del Municipio capitalino. El intendente, Carlos Vignolo, consideró "incomprensible e irracional la postura adoptada por el bloque del Frente de Todos (FdeT)" que se negó "a la necesidad de avalar la reforma integral de la Carta Magna".

Para el jefe comunal con esa posición el FdeT "conminó a la ciudad a la postergación institucional, desestimando los requisitos y mandatos establecidos para los Municipios en la reforma de la Constitución jurada en 2007".

En conferencia de prensa, Vignolo calificó de "mezquina" la postura del FdeT y, en su opinión, "contradice un deber político ya que no se deben mezclar las diferencias políticas e ideológicas con cuestiones que hacen al desarrollo institucional de la ciudad, porque perjudican a la comunidad toda, no sólo a una administración".

Vignolo estuvo acompañado por el presidente del Concejo Deliberante Capitalino, Norberto Ast, y el concejal, Gustavo Valdés, quienes explicaron de los alcances legales de la situación.

Los ediles informaron que las reformas de la Carta Magna de la ciudad pueden concretarse, únicamente, en vísperas de elecciones provinciales o nacionales y que "con la negativa del jueves, se coartó la posibilidad de darle una actualización a la norma fundamental que regula la actividad municipal, al menos por los próximos dos años, hasta que se vuelva a dar un acto eleccionario".

Por su parte, el concejal del FdeT, Claudio Polich, atribuyó el fracaso de la reforma de la Carta Orgánica a "la falta de consenso que debía encontrar el oficialismo en la Municipalidad".

Dijo que "es inentendible el mensaje de la Administración de Vignolo, que siempre busca victimizarse. Esa es una postura infantil".

Para Polich, "no se avanzó con la reforma porque no hubo consenso. Nosotros creemos que este no es el momento de hacerlo. En realidad estaban buscando más cargos para repartir y listo".

"Siempre lloran, siempre utilizan esos argumentos. Ellos son nueve y no pueden construir consensos. Eso no se entiende. Hay un planteo político absolutamente equivocado y así les va", recalcó el edil.

El viceintendente y precandidato justicialista a intendente, Agustín Payes, explicó que el incumplimiento de los mandatos de la Constitución Provincial y de la Carta Orgánica es una falta grave.

"Lo que hicieron en el Concejo es una barbaridad atroz. Es impedirle a los capitalinos que tengan una Carta acorde a las circunstancias y a los tiempos que vivimos", destacó.

El Viceintendente explicó que no se trata de un capricho del oficialismo sino de una real necesidad y de algo impuesto por las normas. "Hay muchos puntos que deben reformarse y adaptarse, para quedar en línea con lo que establece la reformada Constitución Provincial. Además la misma Carta Orgánica señala que hay que revisarla cada 10 años, para ver si es necesario actualizarla. La necesidad está establecida pero impedir que se concrete como lo hicieron ayer es terrible", insistió.

Señaló que es imprescindible que el bloque del Frente de Todos revea su actitud para analizar la posibilidad de que se presente una nueva convocatoria "y pueda ser aprobada".

Comentá la nota