Sigue la polémica por las obras de la Plaza Italia

Con el objetivo de preservar aquellos bienes públicos o privados considerados componentes de un patrimonio único del distrito, se sancionó en 1988 una ordenanza ( Nº 2.486) que crea la Comisión Municipal de Preservación del Patrimonio Cultural, Arquitectónico y Urbanístico de Zárate. Se trata de uno de los documentos en los que se fundamenta la necesidad de paralizar y volver atrás las obras sobre plaza Italia que, a pesar de la controversia generada, cuenta con el apoyo de amplio sector de la comunidad.
Aunque el Ejecutivo Municipal sostiene que la única intención es poner en valor el lugar, que en ese contexto no se violó ninguna normativa vigente y que seguirá adelante con el proyecto una vez que la Justicia levante la medida cautelar que por el momento no permite innovar, quienes se oponen a la modificación del anfiteatro Homero Expósito cuestionan la forma en la que se obvió la consulta no sólo del Concejo Deliberante sino la de la Comisión creada veinte años atrás.

Zárate cuenta con un considerable patrimonio de alto valor arquitectónico, simbólico, paisajístico y ambiental que representan su historia y que requieren preservación. Sin embargo, nunca la puesta en valor de un espacio tuvo tantas posiciones encontradas como la de plaza Italia ni siquiera cuando se llevó a cabo una iniciativa de similares características: la remodelación por completo de la plaza central de la ciudad de la que se conservó poco.

La necesidad de preservar el patrimonio, establecer requisitos necesarios, contar con una reglamentación de amparo y una comisión permanente que tenga como objetivo el rescate y la preservación del mismo, llevó a la sanción y promulgación de la ordenanza arriba mencionada.

Si bien esta norma no clasifica qué se entiende por patrimonio cultural, arquitectónico o histórico ni qué implica que algo sea declarado como tal, establece que sea la Comisión, conformada por personas capacitadas y con reconocida actuación en el tema, sea la que elabore informes y asesore en ese marco al Municipio antes de que se inicien acciones tendientes a su conservación.

En principio, el patrimonio es declarado como de "interés municipal" y luego la Comisión los considera dentro de una clasificación para la cual realiza un informe respectivo, en ese contexto plaza Italia fue declarada como "patrimonio socio cultural".

Según consta en la Ordenanza de creación de la Comisión, aún en vigencia, "toda acción a emprender, sobre él o los bienes declarados de interés municipal, que implicara cualquier modificación, ampliación, conservación, restauración, refuncionalización, cambio de uso o destino, demolición total o parcial, o cualquier alteración en cualquier concepto, deberá ser previamente autorizada por la Municipalidad, se acuerdo al informe respectivo de la Comisión".

Es precisamente ese artículo el que concentra una de las fundamentaciones y reclamos de quienes se oponen a una obra que permanece paralizada desde la semana pasada y que ha generado mucha controversia pese al acompañamiento de la gente en general.

Comentá la nota