Sigue la polémica por la instalación de una planta química

(General Acha) - Daniela Fiorano, delegada de la asamblea popular de autoconvocados "Acha sin contaminación" (Asco), irrumpió ayer diciendo: "Ya tendría que haber desistido", con referencia a la decisión de la firma Frío Industrias (Fiasa), en su proyecto por la radicación de una industria química muy cerca de General Acha.

Al margen de las reuniones informativas por los sectores urbanos, Asco mantuvo un encuentro con vecinos de Macachín, Rolón y Chacharramendi. Son poblaciones también situadas sobre el mismo acuífero, que desde esta organización se pretende proteger con la premisa de que sea declarado patrimonio de las comunidades a las que nutre sobre todo del agua potable.

Rubén Giordano adelantó que Asco propondrá crear un espacio representativo en la toma de decisiones por la preservación del acuífero y "sumar a todas las poblaciones ribereñas", desde Chacharramendi hasta Rolón, aunque el recurso atraviesa el Meridiano V hacia Buenos Aires.

Falaces.

En una rueda de prensa, los miembros de la comisión recalcaron que tanto directivos de la firma como funcionarios provinciales "quieren enmascarar los datos" cuando efectúan declaraciones ante la prensa.

Acusaron al ministro de la Producción, Abelardo Ferrán, de haber faltado a la verdad cuando anunció que la empresa solamente elaboraría lavandina. Dijeron que, por el contrario, ese producto no aparece en la primera etapa del proyecto, que estaría orientado a elementos de mayor riesgo como la soda cáustica, ácido clorhídrico y cloro.

También cuestionaron el volumen de agua que requerirá el emprendimiento, ya que las cifras varían entre 35 y 90 metros cúbicos por hora. "Es tendenciosa esa información, porque no se manejan con la totalidad de los datos. Eligen los datos, de acuerdo a la conveniencia del momento", reclamó Fiorano.

Más adelante, Giordano puntualizó que periódicamente un integrante de la comisión de Asco viaja a Santa Rosa para obtener información fidedigna ante los organismos oficiales, con respecto a la evolución del proyecto por la radicación industrial. "No recurrimos a cualquier lugar para buscar la información", subrayó el docente.

"Agua pura".

En otro tramo de la charla, rebatieron afirmaciones acerca de la capacidad de empleo de Fiasa en La Pampa. Calificaron "pseudo informaciones" a las que un directivo habría casi duplicado la cantidad de mano de obra. Sin embargo, dijeron que la ocupación real alcanzaría apenas a 12 operarios locales.

"No es cierto que les preocupe el desempleo en Acha, sino que quieren el agua, porque es pura, limpia y de bajo contenido de sales", denunció la mujer que integra la comisión ecologista, basándose además en que este mismo emprendimiento fue rechazado por otras comunidades del país.

Apuntaron que -aunque a destiempo- el Ente de Ecología le exigió a Fiasa otros requisitos, originalmente reclamados por los autoconvocados achenses, que califican al proyecto industrial directamente "contaminante". "Entendemos que esta es una lucha que la tiene que llevar el pueblo, que es soberano, más allá de las presiones o intereses políticos", concluyeron.

Comentá la nota