Sigue la polémica por la clausura de un local de Alem

Sigue la controversia en torno a la clausura de un local nocturno de la zona de Alem, tras dichos de funcionarios municipales en los cuales se consignaba que la Justicia actuó en tiempo récord, haciendo lugar al pedido de los propietarios del comercio.
Una fuente del juzgado actuante indicó que no se trataba reglamentariamente de un "boliche" sino que el comercio de Alem 3879 cuenta con habilitación municipal vigente como restaurante. Contaba también con final de obra y verificación de bomberos.

A la fecha de la "clausura transitoria" ordenada por inspectores de la Municipalidad, ya se había presentado (un mes antes) en Bomberos toda la documentación para actualizar dicha habilitación de bomberos. En este sentido, también se especificó que Bomberos "no consignó en el acta de constatación, adjuntado al procedimiento de clausura, ninguna anomalía que afectase la seguridad".

Asimismo, desde la Justicia se expresó que de acuerdo al Código de Faltas municipales, cuando los inspectores disponen una "clausura transitoria" del local, por razones serias y fundadas, ello debe ser comunicado de inmediato al Juez de Faltas, y éste, dentro de las 24 horas, debe resolver manteniendo, confirmando o dejando sin efecto la clausura.

Se consignó por último que el trámite judicial se planteó como acción de amparo, por cuanto se comprobó mediante informes documentados en la causa que no existían guardias ni en la Dirección de Inspección General municipal ni en los Juzgados de Faltas, con lo cual se impidió el ejercicio de derecho constitucional de "Acceso a la Justicia".

En tal sentido, judicialmente se dispuso levantar provisoriamente la clausura, ordenando que esta medida se limitaba exclusivamente al rubro "restaurante" para el cual el comercio estaba habilitado, encomendándose en la resolución, a Inspección Gral. de la Municipalidad, verificar que el funcionamiento se ajustase a normas reglamentarias, y únicamente en el rubro "restaurante". Respecto de otras infracciones constatadas (actividad no autorizada "baile" y posible exceso de concurrentes al local) se resolvió que debían continuar las actuaciones en forma originaria con intervención del Tribunal de Faltas competente, incluyendo la imposición de las sanciones que pudieren corresponder por las infracciones constatadas.

El "amparo", conforme reglamentación vigente, fue luego de inmediato remitido a la Cámara de Apelaciones para el sorteo correspondiente en vista a la radicación definitiva de lo actuado, en materia de contravenciones municipales, en las que resulta competente, por vía de apelación, la justicia correccional.Y la Cámara por sorteo dispuso que las actuaciones debían radicarse definitivamente en el Juzgado Correccional 4, que deberá intervenir también en el supuesto caso de recurrirse en el futuro respecto de las mismas actuaciones en el Juzgado de Faltas.

Comentá la nota