Sigue la "red de padrinos"

La ampliación del sistema ya sumó a 10 chicos y continúa la evaluación en distintas escuelas. Buscan a más benefactores.

La escuela Corina Lona también se sumó a la red de padrinos para estudiar que lleva adelante la Fundación Papis, y ya tiene un niño dentro de los beneficiados.

"Yo puedo si tú me ayudas", es el lema con el que trabajan los miembros de la fundación, con el objetivo de ampliar la atención hacia la mayor cantidad de escuelas de la ciudad.

La integración que promueve la Fundación Papis abarca diversos aspectos: por un lado buscan brindar a chicos de escasos recursos la posibilidad de estudiar para que puedan tener una mejor perspectiva para su futuro; también buscan integrar a la familia de cada "ahijado", para que formar una cadena de favores que beneficien a muchas familias, y puedan crecer ellos mismos; y ahora, en este proceso de crecimiento, comenzó a incorporar a chicos que tienen capacidades diferentes.

El primer paso es la incorporación de un chico con problemas visuales, que asiste a una escuela integradora, pero que es miembro del ex hogar Corina Lona.

La directora del establecimiento, Rossana Lizondo, comentó que "de a poco nos gustaría ir sumando a otros chicos de nuestra escuela, ya que este programa permitirá que ellos puedan culminar sus estudios, cosa que a veces por razones económicas o familiares no pueden hacer".

El joven beneficiado en está "integrado en la escuela 20 de Febrero y tiene una situación familiar bastante seria, por lo que la ayuda de su padrino será de mucha utilidad", explicó Lizondo.

"Tenemos otros tres postulantes para recibir un padrino, pero sabemos que hay que esperar porque son muchas las escuelas y va a hacer falta la incorporación de más benefactores", concluyó.

En esta etapa de ampliación de la red de padrinos, ya se incorporaron cerca de diez niños de las escuelas Mariano Cabezón, Pereyra Rosas y Cristóbal Colón. Pero son muchos más los que todavía están en la lista para recibir un padrino, y la selección continúa.

Dentro de este programa "elegimos a los chicos que más necesidades pueden tener dentro de la familia. Muchas veces los padres o las directoras de las escuelas postulan a uno, pero al hacer la evaluación notamos que hay otro niño que tiene más gastos, y se lo apadrina a ése", explicó la titular de Papis, Lucrecia Miller.

"Cuando podemos ayudamos a más chicos de una misma familia, pero empezamos de a poco y con el que más lo necesita".

Para la familia

Ayudar al miembro que más necesita de una familia, puede ser también apadrinar a uno de los padres, como es el caso de una mamá que postuló a su hijo como ahijado -en la escuela Cristóbal Colón- y terminó siendo ella la beneficiada ya que le queda sólo una materia para recibirse de profesora de matemáticas.

"El objetivo es que este programa se extienda a la mayoría de escuelas posibles, y que podamos incorporar más padrinos para poder asistir a la mayor cantidad de chicos posible", señaló.

El programa de padrinos de Papis consiste en que cada persona aporta una suma mensual de aproximadamente 70 pesos para colaborar con los estudios de un niño. Luego, los padrinos reciben el estado curricular de sus ahijados y un detalle de los gastos en los que se utilizó el dinero aportado.

Las personas interesadas en sumarse al programa de padrinos de la Fundación Papis pueden comunicarse al teléfono 439-0906.

Comentá la nota