Sigue el efecto electoral: tres gobernadores armaron su propio llamado al diálogo

Igual que le sucedió a Cristina, el resultado de las legislativas empujó a los gobernadores de las tres provincias más importantes a dialogar con opositores y sectores económicos
Entre los varios hitos que marcaron las legislativas del 28 de junio, hay uno que resonó en todo el país y promete signar el período post-electoral: la convocatoria al diálogo político que lanzaron los Ejecutivos derrotados. La del gobierno nacional, aunque más taquillera, no fue la única. También los gobernadores Daniel Scioli, Juan Schiaretti y Hermes Binner llamaron a sus rivales electorales y a sectores económicos a dialogar luego de perder en sus distritos. El bonaerense se reunirá mañana con la mesa agropecuaria provincial; el cordobés lo hizo ayer con la UCR; y el santafesino invitó a su enemigo Carlos Reutemann.

Scioli, tal vez el más afectado políticamente por la derrota en las legislativas, abrió un proceso de diálogo tan vasto como el golpe que sufrió en las urnas. Comenzó con los intendentes peronistas, siguió por los radicales y los vecinalistas, pasó por los jefes de bloque en la Legislatura provincial y continuará esta semana con la dirigencia agropecuaria, cuando reciba mañana a las 9.30 a representantes de Coninagro, Federación Agraria, Sociedad Rural y Carbap. El gobernador analizará con ellos las líneas de crédito que el Banco Provincia destina a pequeños productores; además de evaluar beneficios fiscales para el sector, como la postergación de la fecha de cancelación de Ingresos Brutos.

Aunque la agenda aún no está definida, el gobernador también se reuniría en las próximas semanas con empresarios y representantes de la Iglesia. Voceros de Scioli consultados por El Cronista no descartaron que incluso reciba a sus rivales electorales Francisco De Narváez (Unión-PRO) y Margarita Stolbizer (Coalición Cívica).

En Córdoba, Schiaretti acotó el diálogo a las fuerzas políticas locales con representación en el Congreso después de diciembre, a quienes convocó para consensuar una agenda provincial. Tras recibir en las últimas semanas a Luis Juez, su eterno rival; se reunió ayer con los legisladores electos por la UCR, Oscar Aguad y Ramón Mestre, con quienes acordó diez puntos para impulsar en el Parlamento.

"Estamos dispuestos a trabajar con ellos, si esto no es una foto sino una película continuada", advirtió Aguad tras la reunión. La exhortación -idéntica a la que lanzó el Comité Nacional de su partido al salir el miércoles de la Casa Rosada- provocó una nueva convocatoria, para dentro de dos semanas. "En quince días vamos a volver a conversar una agenda que tiene que ver con los problemas de Córdoba. El gobernador fue muy atento con nosotros, inclusive reconoció la situación política en la que se encuentra", explicó el diputado nacional reelecto.

Entre los puntos que Schiaretti propuso a los opositores se cuentan "una nueva ley de coparticipación, la reducción de las retenciones, la eliminación de los superpoderes y la reformulación del Indec", entre otros, informaron en la Gobernación a este diario. El mandatario continuará en las próximas semanas con el análisis de esos puntos, aunque lo hará fronteras afuera, con gobernadores de Entre Ríos y Santa Fe.

Este último, el socialista Binner -que comparte con Scioli y Schiaretti el gobernar una de las provincias más importantes del país y haber sido derrotado en la última legislativa- fue hasta ahora el más renuente a la convocatoria al diálogo, aunque en declaraciones periodísticas no rechazó la idea. Según sus voceros, aunque aún no hay fecha ni agenda, ese llamado se podría concretar la semana que viene para los partidos con representación parlamentaria y los poderes Legislativo y Judicial. Ayer, por lo pronto, el propio Binner sorprendió al incluir a su más áspero rival político en la convocatoria: "Sería necesario que el reelecto senador Carlos Reutemann se sentara a la mesa de diálogo", concedió. En siete días podría haber novedades.

Comentá la nota