Sigue el diálogo, pero crece la tensión

Sigue el diálogo, pero crece la tensión
La ministra Giorgi recibe a los ruralistas, que quieren saber en qué consiste el plan oficial de intervención en el comercio de granos
En el contexto de una creciente efervescencia en el campo, con amenazas de cortes de rutas, la ministra de Producción, Débora Giorgi, volverá a recibir hoy a la Comisión de Enlace en el despacho provisional que ocupa en la Subsecretaría de la Pequeña y Mediana Empresa. Será el segundo encuentro del diálogo abierto hace una semana para superar el largo conflicto agropecuario, que -contando desde los primeros tironeos- ya lleva varios años. En el encuentro de hoy, del que volvería a participar el ministro del Interior, Florencio Randazzo, se hablará del proyecto oficial para intervenir en el comercio de granos. Al menos, ésa es la intención del ruralismo, que quiere saber de qué se trata.

Por lo pronto, algunos funcionarios del Gobierno celebraban el "éxito" que tuvo la instalación de la iniciativa, que tal como se presentó en un primer momento -con forma de monopolio estatal- despertó el rápido y decisivo rechazo de toda la cadena agroindustrial. Ayer, en cambio, la primera versión había sido atenuada y entre algunos funcionarios se hablaba de un ente estatal no monopólico que intervendría en el comercio de trigo y maíz, y que alcanzaría también a la leche y la carne. Bajo control del Poder Ejecutivo, tendría un consejo asesor con participación de los productores.

Un ente de esas características es el que viene reclamando desde hace años la Federación Agraria Argentina (FAA), por lo que voceros del ruralismo consideran que el proyecto es un intento del Gobierno de abrir una brecha en la Comisión de Enlace, que la semana próxima, durante un acto en Córdoba, festejará su primer aniversario.

Mientras se preparaba ayer para viajar a Buenos Aires desde Rosario, donde vive, el presidente de la FAA, Eduardo Buzzi, hacía equilibrio en sus declaraciones. "Nosotros creemos que hacen falta instrumentos que defiendan a los pequeños productores y les garanticen buenos precios. Pero al mismo tiempo, mientras se trata esto, nosotros creemos que hace falta que se disminuyan las retenciones en general y se eliminen para los chacareros más chicos", dijo el líder ruralista a LA NACION. Otras fuentes de la FAA, donde se siguen buscando alternativas de financiamiento tras el cambio de sistema de cartas de porte, una fuente de recursos vital para la entidad, dicen que un ente estatal como el que se menciona por estas horas "sería ideal, pero con otro gobierno".

Según una fuente del Ministerio de Producción, la reunión de hoy se retomará donde terminó la del martes pasado, cuando había comenzado a discutirse la situación de la ganadería, en crisis desde que en marzo de 2006 el Gobierno prohibió las exportaciones, que aún se mantienen restringidas. En este punto se habrían descartado ahora los acuerdos a los que habían llegado el ministro de Planificación, Julio De Vido, y el presidente de la Sociedad Rural, Hugo Luis Biolcati, durante sus negociaciones secretas. Allí se había definido una baja de retenciones para los envíos de cinco cortes de alto precio -de bajo consumo en el mercado interno- y de vaca de conserva. Esas medidas fueron rechazadas por el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que sigue monitoreando la política agropecuaria oficial.

Preguntas

Para los presidentes de las cuatro entidades, el malestar entre los productores -muchos de los cuales esperarán el resultado de la reunión a la vera de las rutas- crecerá este mes, al mismo ritmo que la cosecha. "Ahora se empiezan a contar los porotos, y cuando los chacareros vean que no pueden pagar lo que deben, se van a enardecer los ánimos", dijo una fuente del agro.

En Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) dijeron que su presidente, Mario Llambías, preguntará sobre la instrumentación de los anuncios del martes pasado. En el Ministerio de la Producción afirman que se está trabajando en esos expedientes. Con sorna, en el ruralismo recuerdan que la modificación en las cartas de porte demoró sólo 10 días. La Comisión de Enlace, que no se reúne desde hace varios días, unificará su posición hoy a las 10, en la sede de Coninagro, desde donde irán directamente a la reunión con Giorgi.

Reunión clave

* Un escenario ineludible. Después de todo lo que se publicó, los negociadores del Gobierno no tendrán otra alternativa que plantear su propuesta de intervención en el mercado de comercialización de granos cuando se reúnan hoy con la Comisión de Enlace.

* Aguas divididas. La intención del Poder Ejecutivo es conseguir el consenso de los ruralistas, pero las entidades no tienen una postura unificada. Por eso apuestan a obtener el respaldo de la Federación Agraria, que siempre apoyó la intervención del Estado en el mercado granario.

* Estado comprador. Según los borradores oficiales, el Gobierno intervendrá mediante un ente que comprará la producción de soja, maíz, trigo y girasol y que decidirá cuánto destina al mercado interno y cuánto a exportación.

* El papel de las cerealeras. Estas firmas tendrán a su cargo la exportación de los granos, aunque ya no impondrán retenciones.

Comentá la nota