Sigue sin definiciones la discusión por el sistema de pago del boleto

La comisión de Hacienda esperará que el gobierno responda los pedidos de informes. Por eso, no se trató el uso de las tarjetas de aproximación.

La comisión de Hacienda del Concejo Deliberante aún aguarda que el Departamento Ejecutivo responda a los pedidos de informes que realizó la semana pasada, por lo que ayer no trató el proyecto de ordenanza que promueve el uso de las tarjetas por aproximación como nuevo sistema de pago del boleto de colectivos.

Durante la sesión de este viernes, los concejales que integran la comisión no abordaron el tema debido a que la gestión de Gustavo Pulti todavía se encuentra elaborando las respuestas a varias de las preguntas formuladas días atrás, le explicó a LA CAPITAL el edil Santiago Bonifatti (Acción Marplatense).

Concretamente, algunas de las consultas estuvieron dirigidas a la Secretaría de Gobierno, a la que le solicitaron su opinión sobre la conveniencia de poner en práctica las tarjetas por aproximación; estime cuáles serían sus costos y determine quién debería hacerse cargo de la inversión.

Por otra parte los concejales le solicitaron a la Procuración municipal que evalúe qué impacto tendría la medida desde el punto de vista jurídico, ya que el cambio en el sistema de pago del boleto supondría efectuar una modificación en los contractos actualmente vigentes entre el municipio y las empresas de micros.

Por último, la comisión pidió que la Contaduría de la comuna precise qué gastos debería hacer el municipio para habilitar en cada una de sus dependencias puestos de carga de tarjetas.

El proyecto de las tarjetas por aproximación pertenece al bloque de la UCR y nació hace varios meses, luego de que se archivara la alternativa acercada por los empresarios de instalar monederas.

Si bien en líneas generales se reconoce la necesidad de reemplazar a las actuales tarjetas magnéticas por un sistema más moderno que permita superar las fallas que se generan por su obsolescencia, lo cierto es que el debate parece no estar allanado en ninguna dirección.

De hecho los transportistas insisten con su intención de utilizar monederas, mientras que la alternativa de las tarjetas por aproximación, si bien sólo requiere del despacho de la comisión de Hacienda para que sea aprobada, parece no tener aún el consenso necesario. Sin ir más lejos, esta semana representantes de la cámara que nuclea a las empresas del rubro -Ametap- se presentaron en el Concejo para reclamar un aumento del 21,7% la tarifa de micros, alegando que tendrían que hacerle frente a los costos de un eventual cambio en el sistema.

Ante este panorama, el hecho de que los concejales le hayan solicitado informes al Ejecutivo apareció como una decisión tendiente a "enfriar" el debate.

Comentá la nota