La UNT sigue cuestionando la política editorial de Canal 10

Disconformidad, preocupación y decepción fueron los principales adjetivos que tiñeron la sesión del Consejo Superior de la UNT en su tratamiento sobre la cobertura del conflicto médicos-gobierno que llevó a cabo Televisora de Tucumán SAPEM (Canal 10).
En representación de la emisora acudieron a la sesión Eduardo Torrego y Oscar Fiorito, quienes manifestaron una serie de argumentaciones para defender la posición del canal, pero que, sin embargo, dejaron muchas más dudas que certezas.

Así, en el momento de dejar constancia de quién o quiénes son los responsables de fijar la pauta periodística a seguir por la emisora, Fiorito fue contundente: "los periodistas, dada su profesionalidad en el área, son los que manejan la información que se difundirá. En este caso la responsabilidad le cabe a quien es nuestro director de informativos", espetó. De esta forma, el directivo delegó toda responsabilidad en el plantel periodístico "porque se confía en su profesionalidad", y adujo que la única intervención por parte del Directorio del canal se limita a "bajar una línea que está orientada a respetar la libertad de expresión", lo que despertó los comentarios por lo bajo de varios de los Consejeros presentes.

Otro que intentó poner en "claro" la situación fue Torrego, quien se despachó en una férrea defensa de lo actuado por la emisora y consideró que "las políticas que se mantienen son las tradicionales, lo que permitió que el canal sea líder en audiencia en la provincia... llama la atención que ahora se objete algo por parte del Consejo Superior".

Ante las exposiciones, la reacción negativa de la mayoría de los Consejeros fue inmediata. Así lo dejó notar, por ejemplo, Francisco Mingolla (Consejero egresado) quien, ante el informe presentado, adujo que estaba muy "sorprendido, preocupado y asustado porque la delegación de responsabilidades que se está haciendo es algo incoherente, alejado de la lógica. Porque es el Directorio quien se tiene que hacer cargo de la política editorial del medio y no sus trabajadores".

Por otra parte, a la hora de caracterizar la cobertura del reclamo de los galenos, apeló a las comparaciones "cómo puede ser que el tiempo de aire que se les dio a los médicos fue de 40 segundos de promedio por nota, mientras que a las autoridades de la provincia se les prestó el micrófono entre tres y cuatro minutos, esto quiere decir que la libertad de expresión no se respetó porque estamos en presencia de la difusión de información tendenciosa". Por otra parte, la Consejera Isabel Ferrari espetó que "estamos buscando responsables, no chivos expiatorios (por los periodistas). Acá tiene que haber alguien que fije la política del canal". Finalmente, se acordó continuar con una sesión secreta para tratar temas que puedan perjudicar aún más la imagen de la emisora.

Comentá la nota