Sigue el cortocircuito con Taselli

Más de 1200 trabajadores nucleados en el Sindicato de Luz y Fuerza realizaron ayer un paro de actividades en solidaridad con los 50 operarios de la Central Termoeléctrica Sorrento, que hace más de dos meses y medio no perciben sus haberes.
Además, denunciaron el "vaciamiento y falta de inversión" en la empresa por parte del accionista mayoritario, Sergio Taselli, y pidieron al Ministerio de Trabajo que interceda porque temen por el futuro de la planta. "Ya estamos acostumbrados a que los empresarios le tomen el pelo a los trabajadores, pero nos llevamos la sorpresa que el Ministerio también lo hace", dijo a Rosario/12 el secretario general del gremio, Alfredo Romero. A raíz de la medida de fuerza, no hubo atención al público en las oficinas de la EPE. Hoy se normalizará la atención.

El conflicto comenzó en julio pasado, cuando los operarios nucleados en el gremio iniciaron un reclamo de aumento salarial en instancia paritaria y ésta fracasó, aunque luego se dieron cuenta que además corrían peligro sus puestos de trabajo "por la falta de inversión a la planta, que produce el 30 por ciento de la energía de Rosario y hoy no está operando, por falta de mantenimiento", indicó el dirigente.

Ante la falta de definiciones en las audiencias conciliatorias -cuya instancia vence el lunes 16-, los trabajadores y demás afiliados al sindicato decidieron ayer realizar un cese de actividades que incluyó a operarios de la EPE. No descartaron que el martes, si no hay acuerdo en la audiencia definitoria, se vean obligados a evaluar la intensificación del reclamo e incluso evalúan llevar la protesta a Buenos Aires.

La viceministra de Trabajo provincial, Alicia Ciciliani, indicó que desde la cartera "estamos tratando de resolver la instancia salarial; del tema contractual deberá ocuparse el gobierno nacional". Además, aclaró que Taselli enviará este lunes a sus representantes con una propuesta, "hay que ver si los trabajadores la aceptan. Esperamos que lleguen a un acuerdo. Para nosotros vencen todos los plazos legales".

La mayor preocupación del sector gira en torno al futuro de la central, debido a que "lo único que le interesa a Taselli es el predio de la planta, porque debe tener un valor importante debido a la ubicación -a metros del shopping y con vista al río-, pero no invirtió un peso en 17 años, y nos ha manifestado su idea de pagarle los sueldos a los trabajadores para que se queden en la casa hasta que se jubilen, y así llevar adelante en el lugar un emprendimiento inmobiliario", acusó Romero. "Nosotros -siguió- no estuvimos de acuerdo, por eso encaramos las gestiones para que el gobierno nacional solicite que Enarsa se haga cargo de la central, ya que este empresario claramente no tiene interés en solucionar los problemas de Sorrento".

Comentá la nota