Sigue el corte en la ruta 60.

La protesta impide el normal tránsito por una vía estratégica. Está causando problemas en varias actividades.
Bajo la modalidad de apertura del tránsito por 15 minutos cada 4 horas, continuaba ayer el piquete sobre ruta nacional 60, en el ingreso de la ciudad, que está afectando toda la actividad económica del departamento, incluso a la educación, puesto que se tuvieron que suspender las clases en las escuelas de La Puntilla y Copacabana. La ruta en cuestión es estratégica, ya que es la que comunica la cabecera departamental con los distritos del sur y el paso de San Francisco. La protesta es llevada adelante por ex contratados de Obras Públicas, a los que no se les renovaron contratos a raíz de la crisis económica.

Gendarmería es la fuerza que está llevando el control para que se realicen las aperturas de ruta como está establecido, y efectivos policiales lo hacen más adelante, en la caminera, donde realizan controles preventivos. La temperatura en la noche estuvo por debajo de los cero grados pero los hombres, en su mayoría jóvenes de entre 25 a 35 años, lo soportaron con hidalguía, a pesar de que uno de ellos sufrió un cuadro de hipotermia y sus compañeros debieron trasladarlo a su casa en la madrugada y brindarle auxilio.

Diálogo

El objetivo del grupo era poder transmitir la problemática a los funcionarios de la comuna tinogasteña, pero ninguno se había acercado con soluciones. "Sólo Bernardo Quintar fue el único que se comunicó por teléfono y dijo que haría gestiones en Catamarca para ver qué decían los funcionarios, pero el intendente no apareció por acá", dijeron. Ante "esta indiferencia", los manifestantes decidieron extender de dos a cuatro horas la espera para abrir la ruta sólo por el espacio de 15 minutos, y anticiparon que las medidas se irán endureciendo a medida que pase el tiempo y no se obtengan respuestas.

Comentá la nota