Sigue el conflicto: Pesce llegó al Central pero Redrado insiste en que no renuncia

El vicepresidente de la entidad ingresó al edificio de Reconquista para hacerse cargo de la presidencia de la autoridad monetaria. En tanto, Redrado reiteró hoy ante periodistas que no dejará su puesto y afirmó: "Me jugué entero por defender los ahorros de los argentinos".
Las aguas no se apaciguan en la dirigencia del Banco Central. Y es que mientras el vicepresidente de la entidad monetaria, Miguel Pesce, ya ingresó al edificio de la calle Reconquista para hacerse cargo de la presidencia, el desplazado Martín Redrado reiteró esta mañana que no renuncia y que se jugó "por defender los ahorros de los argentinos".

"Me he jugado entero por defender los ahorros y los empleos de los argentinos", dijo esta mañana a periodistas al salir de su casa del barrio porteño de Palermo.

El destituido presidente del Banco Central, Martín Redrado, sostuvo que las reservas "tienen que quedar" en la entidad monetaria "porque son de todos los argentinos" y "no de nadie en particular", al tiempo que negó haber provocado la crisis institucional que derivó en su salida.

"No renuncio ni renunciaré, estoy jugado por mis compromisos, por mis ideas", insistió Redrado al salir de su casa para reunirse con sus abogados.

Mientras tanto, esta mañana, Miguel Angel Pesce llegó al Banco Central para hacerse cargo de la presidencia de la entidad, en un automóvil gris y saludó con un movimiento de cabeza a los periodistas, sin formular declaraciones.

La presidenta Cristina Fernández destituyó ayer por decreto al jefe del Banco Central, Martín Redrado, luego de que éste se resistiera a transferir 6.600 millones de dólares de las reservas en moneda extranjera de la entidad para el pago de la deuda, en un año en que el Gobierno enfrenta una difícil situación financiera.

Redrado dejó su cargo en la noche del ayer, pero dijo que presentaría un recurso de amparo ante la justicia para desafiar el decreto presidencial que lo removió.

Comentá la nota