Sigue el conflicto en la Clínica Regional.

En el transcurso de la primera audiencia conciliatoria desarrollada ayer en el Ministerio de Trabajo local no hubo avances en el reclamo planteado por un grupo de 26 trabajadoras –la mayoría enfermeras y el resto personal de limpieza- de la Clínica Privada Regional, que desde el pasado miércoles llevan a cabo un paro de actividades debido a la abultada deuda salarial que mantienen los accionistas de dicho centro asistencial.
El pedido de pago de los sueldos atrasados de las empleadas no es encabezado por el gremio de Atsa, según dejaron aclarado ayer las propias damnificadas, sino que están siendo patrocinadas por un estudio jurídico local, que encabezan Alejo Ramallo y Enzo Fontana.

Durante el encuentro de la víspera, el representante legal de los responsables de la Clínica Privada Regional, César Tornini, dio a conocer que por el momento no habría dinero, para hacer frente a las deudas con los empleados y que se estaría a punto de presentarse un concurso preventivo.

Se supo que la plata que estaría ingresando al establecimiento asistencial por parte de las obras sociales queda embargada por los distintos acreedores y, en consecuencia, no se puede distribuir entre los trabajadores.

Por otra parte, en la Clínica Regional se continúa atendiendo con el resto del personal y habría siete habitaciones con pacientes internados en la planta baja, mientras que el pasado jueves se efectuaron cirugías hasta horas cercanas a la medianoche.

Comentá la nota