Sigue el acampe con corte de calles

La viceministra de Trabajo les pidió a los trabajadores despedidos una tregua hasta el viernes, mientras continúan las negociaciones con el posible comprador. "Ciciliani siempre ha estado con nosotros, pero estamos agotados", dijo Maldonado.
Luego de una asamblea, los trabajadores despedidos de Mahle decidieron ayer continuar con el acampe en plaza San Martín, que incluye un corte en la intersección de Santa Fe y Dorrego. El delegado de la Comisión Interna, Claudio Maldonado dijo a Rosario/12 que seguirán con la protesta, a pesar el pedido de la viceministra de Trabajo provincial, Alicia Ciciliani, quien se acercó ayer hasta la carpa a pedirles que desistan del corte. "Nos pidió que levantemos el corte por una semana, pero la verdad es que ya estamos agotados totalmente", argumentó Maldonado luego de una acalorada asamblea, en la que algunos trabajadores propusieron que el posible comprador de la fábrica viaje a la ciudad a explicar los alcances de la negociación por el traspaso. Precisamente, la falta de información es lo que preocupa a los operarios despedidos.

"Fui a la carpa a decirles que tengan paciencia una semana más, porque la negociación sigue firme. Así les pedí que nos ayuden a mantener la paz social como hasta ahora en esta última instancia, y les pedí también una tregua hasta el viernes, para que dejen la calle", indicó Ciciliani a este diario.

Pero los trabajadores decidieron continuar con la protesta. "Ciciliani tiene toda la buena voluntad y siempre ha estado con nosotros, lo reconocemos y estamos muy agradecidos, pero estamos agotados. Supuestamente hoy (por ayer) había una reunión entre Mahle y Basualdo, pero no tenemos ninguna noticia", precisó Maldonado.

Tras varias semanas de incertidumbre, la reunión realizada el pasado lunes en Buenos Aires con el ministro de Trabajo de la Nación, Carlos Tomada, el empresario Jorge Basualdo, titular de Kim SA, dirigentes de la UOM, y funcionarios del Banco Nación, le permitió a la viceministra tener un panorama más optimista en relación a la continuidad de las fuentes laborales para los 139 trabajadores que fueron despedidos.

De todas maneras, la funcionaria se tomó un par de días para comunicarles a los operarios los alcances de la reunión en Buenos Aires, de la que trajo un compromiso de Basualdo para que, en caso de reincorporar personal, la prioridad la tuvieran los 139 trabajadores que recibieron el telegrama de despido.

Pero según pudo establecer Rosario/12, el empresario bonaerense que produce aros de pistón para motos habría aceptado tomar a los operarios despedidos, pero en un número significativamente menor. Además, dejó trascender la posibilidad de reincorporar a varios trabajadores que en su momento optaron por el retiro, mientras corría la conciliación voluntaria y los bienes de la planta eran celosamente custodiados por las personas que apostaron a la continuidad laboral.

Si algo le faltaba a esta historia de conflictos; Carlos Basualdo, hermano de Jorge, el empresario que firmó con los representantes de Mahle un contrato de exclusividad para adquirir la planta de Perón al 5600, señaló ayer en declaraciones a Radio 2 que la gente de Mahle "no crea que van a tener un Camelot, no es un Rey Arturo", en alusión a su hermano, con quien mantiene desde hace un tiempo un litigio judicial por la propiedad de la marca Kim.

"Pienso que reabrir la empresa es importante, más allá del legítimo derecho de un empresario a decidir estar o no en un país. No se puede demonizar a los empresarios. Pero hay un tema social de por medio, me parece bien que lo haya encarado el gobierno. Ojalá ellos recuperen su fábrica y yo la mía, todo depende de la misma persona", concluyó Carlos Basualdo.

Comentá la nota