Sigue abierta la polémica por el cambio de hora

Hoteleros y gastronómicos de la costa atlántica insisten ante el gobernador Scioli para que la Provincia no adhiera al programa nacional que empezaría regir el 18 de octubre y se extendería hasta el 7 de marzo.

Esta semana puede ser decisiva para atisbar si existe alguna posibilidad de que el Gobierno dé marcha atrás con el adelantamiento 1 hora de los relojes previsto para la cero hora del domingo 18 de octubre, según el decreto que -se asegura- firmaría en breve la Presidenta de la Nación.

Comerciantes y empresarios bonaerenses, no solamente los de la costa atlántica y otros destinos turísticos sino también de otras ciudades, y de varias provincias más la ciudad autónoma de Buenos Aires, anticiparon su rechazo. En particular, los operadores turísticos de la costa siguen a la espera de una audiencia con el gobernador Daniel Scioli para pedirle que la provincia no adhiera al programa nacional.

El cambio de huso horario regiría hasta el 7 de marzo de 2010 y se funda en el plan de ahorro energético vigente desde hace dos años.

Fuentes de la Secretaría de Energía informaron que la modificación del huso horario está "a la firma de la Presidenta" pero admitieron que "hace varias semanas que se escuchan quejas desde algunas provincias e incluso desde la Capital para que no se aplique".

Dijeron los voceros de Energía que este año no hará falta un decreto rectificatorio ya que el texto original exceptuaría de la medida a las provincias cordilleranas que protestan por los perjuicios que, aseguran, ocasiona el adelantamiento horario. O sea que la disposición del Poder Ejecutivo autorizaría a las provincias cordilleranas a no plegarse al cambio previsto, por lo que la Argentina tendrá dos husos horarios.

Pero las mismas razones que son válidas para esas provincias no parecen ser merecedoras de atención si las plantean los que residen y trabajan en esta parte del mapa argentino: las consecuencias del adelantamiento horario, es decir el acortamiento nocturno que reduce la cantidad de clientes en comercios, ponen en riesgo la rentabilidad y el empleo de verano, como ya se comprobó en las dos últimas temporadas.

Desde la Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica de La Plata (AEHG) consideraron que la medida causa trastornos a la actividad. Mario Aguilar, titular de la entidad, recordó que "ya el año pasado hicimos este reclamo al gobernador Scioli y al secretario de Turismo, pero no tuvimos respuesta; el cambio de horario nos trae muchos problemas en la hotelería y en la gastronomía, no sólo a los empresarios sino también al personal".

Los sindicatos coincidieron en este reclamo porque los trabajadores deben extender su jornada laboral hasta la madrugada ya que los clientes concurren más tarde a los locales.

Pero las mayores quejas que se escucharon en los últimos días partieron desde los balnearios bonaerenses. En la sede de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de Mar del Plata, representantes del sector turístico y comercial de esta región le plantearon al gobernador Scioli la "imperiosa necesidad" de que la provincia no adhiera al cambio horario para la temporada 2009-2010. Similar postura adoptaron operadores turísticos de Pinamar, Villa Gesell y otros destinos de la costa.

Más todavía, los empresarios se apoyaron en los últimos informes de EDEA sobre el consumo de energía, que dieron cuenta de que en el verano, lejos de reducirse se registró un ligero aumento. "Sólo podemos agregar que el escaso ahorro de kw/hora puede generar muchas personas no convocadas para trabajar en la próxima temporada", señalaron.

Según trascendió, el reclamo también es apoyado por los hoteles y restaurantes porteños, quienes podrían realizar un pedido similar al jefe de gobierno Mauricio Macri.

Comentá la nota