"Sigo muy de cerca el tema de la seguridad"

El bonaerense no confirmó ni desmintió el eventual alejamiento de Carlos Stornelli. Aseguró que las salidas de su hermano José y Claudio Zin "estaban acordadas" y dijo que el cambio de colaboradores es "natural" para una gestión que llega a la mitad de su período.
"No descarto que hayan otras modificaciones." Daniel Scioli sabe que acaba de atravesar la semana más difícil desde que comenzó su mandato. Por eso, en esta entrevista con Página/12, no tarda en argumentar que los cambios de Gabinete son "naturales" para una administración que se acerca a la mitad de su período. Ante la pregunta por la continuidad de Carlos Stornelli, el gobernador no confirma ni desmiente un alejamiento. Sus palabras dejan la puerta abierta a cualquiera de las dos opciones.

"Estoy siguiendo muy de cerca el tema de la seguridad", responde y alimenta el suspenso. "La seguridad es un área que dada la característica del delito, al que estamos enfrentando permanentemente, nos lleva a introducir cambios. Más personal en la calle, logística. El viernes, inclusive, acordamos con la Justicia el traslado de detenidos y un cambio en el correo policial. Eso nos va a permitir poner en la calle más personal. También se relevó a los que tuvieron la responsabilidad directa en el rastrillaje que fracasó (N. de la R.: se refiere a la búsqueda de la familia Pomar). Voy evaluando permanentemente todas las áreas, evalúo quién conduce, cómo se trabaja. Es mi manera de gestionar. Por otro lado, los cambios en la Secretaría General y Salud estaban acordados."

–A partir de robos con un nivel de violencia muy exacerbado y poco lógico, y sobre todo tras la demora policial en encontrar a la familia Pomar, comenzaron a circular sospechas de que la Bonaerense podría estar boicoteando o conspirando contra su administración. ¿Qué opina?

–No me consta. Yo en este tiempo veo una ardua tarea de reconstruir un sentimiento de confianza desde la ciudadanía hacia la policía, hacia la institución Policía. Queremos rescatar su identidad, su pertenencia. Por eso hay que respaldar a los buenos policías. Y cuando algunos no cumplen sus objetivos, lógicamente tengo que apartarlos. En el caso puntual de la familia Pomar tuve que apartarlos porque hubo negligencia. Y el caso está en investigación judicial, también en Asuntos Internos de la Policía.

–¿Usted estaba al tanto de las versiones de que Claudio Zin está siendo investigado por el juez Norberto Oyarbide en la causa por adulteración de medicamentos?

–No. El venía manteniendo conversaciones en el marco de la transición que habíamos acordado. Hasta la carta de renuncia que envió al jefe de Gabinete. Y eso es todo. Los términos son los que él mismo expresó. Creía que había cumplido una etapa. Yo como gobernador obviamente estuve de acuerdo. Y como Salud es un área en la que por sus características no se puede hacer un cambio brusco de un día para el otro, estuvimos trabajando en una coordinación con su sucesor, que es el actual director de todos los hospitales de la provincia, (Alejandro) Collia.

–¿Zin podría terminar implicado en la causa por las escuchas telefónicas de una conversación entre el ex subsecretario Alberto Costa y el empresario Néstor Lorenzo?

–No me consta esa información.

–¿Qué opina de la frase de Biolcati, quien llamó a "descabezar la gobernación"?

–Es de una gran irresponsabilidad institucional en el marco de la convivencia democrática. Pero me han gratificado las múltiples expresiones de rechazo que ha tenido semejante exabrupto por parte de la oposición. Tanto del radicalismo como de otros miembros de la Mesa de Enlace.

–¿Escuchó los rumores sobre incitaciones a saqueos en la provincia?

–No. Estamos muy atentos. Muy atentos a la mayor contención social. De hecho, la asignación universal por hijo está teniendo un impacto muy positivo para la problemática de la indigencia y la pobreza de la provincia. Eso más los planes propios, aparte de la tarjeta de débito de compra para las 700 mil madres que ha reemplazado las bolsas de comida.

–¿La que pasó fue la semana más difícil de su gobierno?

–Yo no soy quejoso. Entiendo que el peso institucional, económico, social y político que tiene la provincia supone un trabajo muy grande. Exige un gran esfuerzo en ir descomprimiendo conflictos y superando situaciones. Los cambios de Gabinete a los dos años son naturales. Se han dado en gobiernos provinciales, en municipios, en la Nación, también en la ciudad de Buenos Aires, donde todavía no pudieron poner en funciones a la Policía Metropolitana, que comenzará con menos de mil efectivos. En la ciudad ya han tenido que cambiar a tres jefes policiales. Imagínese entonces la complejidad que significa conducir una fuerza como la Policía Bonaerense, que tiene 54 mil efectivos para un territorio 1500 veces más grande que la ciudad de Buenos Aires.

Comentá la nota