Significan el alto impacto que tendrá obra de manejo hídrico para unos cien mil habitantes

Todos cruces involucrados corresponden a cruces viales existentes
La seguridad del riego en sus producciones para quienes se encuentran asentados a lo largo de los 120 kilómetros de cauce que comprende el riacho He He, entre otros beneficios que alcanzaran a cuanto menos cien mil habitantes asentados en toda esa amplia franja, fue significado como impactos directos dentro de la obra de reactivación, control y limpieza en el tramo Frontera-Apayerey.

El gobernador Gildo Insfran junto a los ministros de la Secretaria General del PE, Antonio Ferreira, de Planificación, Inversiones, Obras y Servicios Públicos, Jorge Ibáñez, el intendente Fernando De Vido, técnicos de la DPV y de la empresa encargada de ejecutar el proyecto, estuvieron verificando el avance de los trabajos en diferentes secciones. Conversaron con los pequeños productores de esa región, a quienes se les ratifico el propósito del gobierno del aprovechamiento de las aguas "para mejorar la calidad de vida de cada formoseño".

Es que la seguridad en cantidad y calidad de agua implica la mejora en todo sentido, con lo cual habrá un aprovechamiento integral de las aguas que se acopien de las lluvias y las que provenga de los aportes del riacho El Porteño con destino al desarrollo humano y al proceso productivo. Hasta cercanías de El Espinillo llego el mandatario, donde incluso verifico obras de artes correspondientes a la pavimentación de la ruta 3.

A lo largo del recorrido del riacho He-Hé se encuentran asentadas unidades de producción minifundistas, que disponen de tierras muy aptas para el desarrollo de productos frutihortícolas, pero deben afrontar las consecuencias de un déficit hídrico, que se presenta tanto para el consumo humano como para el desarrollo de sistemas de riego que hagan sustentable su actividad productiva.

En virtud de estas circunstancias se está ejecutando la reactivación del paleocauce del riacho He-Hé, derivando un caudal de 10m³/s desde el riacho Porteño, utilizando el paleocauce como un gran reservorio lineal al implantar una serie de obras de control en correspondencia con diversos cruces viales que salvan el cauce del riacho He-He, permitiendo un manejo racional de las aguas derivadas desde el Riacho Porteño y las aguas producto de las precipitaciones pluviales de la cuenca del riacho.

Estas obras tienen por objetivo final garantizar la permanente disponibilidad de agua para el consumo humano y la producción frutihortícolas, a fin de explotar todas las potencialidades de la región.

La obra se divide en tres tramos: Frontera – Loma hermosa; Loma hermosa – Tres Lagunas; Tres Lagunas- Apayerey, y en total comprende 120km de cauce beneficiando a más de 100.000 habitantes en su zona de influencia.

Las obras de control consisten básicamente de estructuras de cruce tipo alcantarillas adaptadas de manera tal de permitir la instalación de una compuerta, cuya operación facilitará el manejo de caudales de paso hacia aguas abajo y el control de los volúmenes de almacenamiento hacía aguas arriba del cruce.

Estas obras de arte están siendo construidas de hormigón armado y fundadas sobre el lecho del riacho He-He, previo saneamiento y reemplazo de suelos expansivos por suelos plásticos compactados.

Todos cruces involucrados corresponden a cruces viales existentes, cuyos terraplenes serán readecuados a su finalidad vial y al nuevo propósito de su utilización como cierres de almacenamiento y tal que permitan alojar las obras previstas para la regulación de caudales necesaria.

En cada una de estas obras –que tiene un plazo de ejecución de un año- se realizaran limpieza del cauce tanto aguas abajo como aguas arriba de las mismas en un ancho promedio de 20 metros y una profundidad media de un metro.

Comentá la nota