Significado de Alfonsín

Por Rosendo Fraga

Raúl Alfonsín tiene diversos y variados significados en la historia política argentina.

Fue el primero que logró derrotar al peronismo en las urnas. Hasta 1983, cuando ganó la elección presidencial, la fuerza política fundada por Juan Domingo Perón había resultado imbatible.

También fue el Presidente que enjuició a las ex juntas militares, instalando la temática de los Derechos Humanos en la Argentina.

Pero además fue quien cedió ante el motín de Semana Santa, asumiendo una posición ambigua que comenzó a minar su credibilidad.

Su gestión presidencial terminó en una hiperinflación que lo obligó a entregar anticipadamente el gobierno.

Menem fue su socio en el Pacto de Olivos, por el cual su partido pagó un costo político muy alto en los sectores medios, que inició su declinación.

Fue uno de los gestores de la Alianza, que derrotó al peronismo en las urnas en 1997 y 1999.

Fue candidato a senador nacional en 2001, siendo electo pero sin llegar al 20% de los votos.

En la crisis subsiguiente, juegó un rol político junto con Eduardo Duhalde, tendiendo puentes para evitar el agravamiento de la situación.

Fue un hombre que hizo de la política, su vocación y su vida, como lo hizo también Ricardo Balbín, quien lo precediera en el liderazgo del partido radical.

Hasta los últimos momentos, estuvo activo en la política, tratando de gestar ahora una alternativa frente al kirchnerismo.

Cuando en la campaña electoral de 1983 decía que con la democracia se educaba, se curaba y se comía, lo decía con un convencimiento genuino, aunque desafiara a las leyes del gobierno y la economía.

¿Cuál será el Alfonsín que la historia recordará?

Con sus aciertos y errores, pienso que será recordado como un político activo, que tuvo a su cargo la apertura de la etapa más prolongada de democracia con voto popular de la Argentina y que dedicó su vida a pensar e intentar hacer la República.

El autor es director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

Comentá la nota