Siga-siga.

Ettiene Lavigne, el francés director de la carrera, se mostró satisfecho por cómo se está desarrollando el raid y dijo que podría volver a Sudámerica en el 2010, aunque puntualizó que la determinación no se tomará antes del final de la prueba.
Cuando se abre una huella, un camino, después es más fácil seguirlo", se entusiasma David Eli, representante de Amaury Sport Organisation en la Argentina. A mitad del Dakar Argentina Chile 2009, el primero fuera de Africa, en el día de descanso en el campamento de Valparaíso creció la sensación de la vuelta el año próximo. "Los pilotos han quedado fascinados con los paisajes de Argentina y seguramente también lo harán con los de Chile, por lo que tendré un problema ya que todos querrán volver", deslizó Etienne Lavigne, director de la carrera. Sin embargo, el francés aseguró que ninguna decisión será tomada antes del final de la prueba.

En Chile aseguran que hubo contactos formales entre ASO y el gobierno de Michelle Bachelet para el retorno en 2010. La empresa pidió ocho millones de dólares de aporte oficial, según corroboró Francisco Vidal, ministro secretario general de Gobierno. A cambio, Chile requirió contar con la misma cantidad de etapas que la Argentina y mantener el día de descanso en su territorio. La largada y llegada seguiría en Buenos Aires. Antes del arranque de la travesía, Leonardo Boto Alvarez, a cargo del raid como integrante de la secretaría de Turismo argentina, había dicho que la inversión nacional rondaba los 18 millones de pesos para la edición 2009. ¿De cuánto será el aumento? Una encuesta de la secretaría, encargada a CEOP, concluyó que el 89,5% de los 1.000 consultados sabe que el Dakar se realiza en la Argentina y Chile y que el 90% lo consideraba bueno o muy bueno. Cristina Fernández le había pedido a Lavigne, en febrero de 2008, antes de la presentación en la Casa Rosada, que el Dakar regresara en 2010 para incluirlo en los festejos del bicentenario. Según un estudio del organizador, si hubiera que pagar en publicidad el espacio que cada país ocupa en los medios del mundo a través del Dakar, harían falta 100 millones de euros. Se calcula que el movimiento en 2009 cuesta unos 30 millones. Cada día, diez helicópteros se encargan de distintos operativos de seguridad, sanitarios y logística. La hora de alquiler ronda los 6.000 dólares. En el dispositivo de abastecimiento de combustible, YPF debe disponer de 170.000 litros de gasoil en cada etapa y de 50.000 litros de nafta súper. Los motociclistas no tienen que pagar el carburante porque está incluido en la inscripción.

Los franceses de ASO han notado las mayores exigencias que tiene el armado de la prueba en Sudamérica con respecto a las libertades de las que gozaban en Africa, un terreno conocido que dominaban aceitadamente. En la Argentina la carrera encontró trabas de organizaciones -oficiales y ONG- de medio ambiente y de propietarios de campos por los que iba a pasar la prueba (en Río Negro hubo que hacer modificaciones porque los dueños de las tierras no dieron los permisos). El bivouac de Neuquén penó con la seguridad y hubo varios hurtos.

"Considero, hasta ahora, que este Dakar es un éxito por el público en Buenos Aires y en cada una de las etapas, mucho más que el esperado. Los paisajes, su variedad y dificultad son increíbles. Es extraordinario", remarcó Lavigne. Un empujón oficial probablemente termine de inclinar la balanza.

Comentá la nota