Siete partidos dan pelea por la Ciudad y estos son sus candidatos

Hoy expira el plazo para anotar en la Justicia Electoral las listas con los nominados al Concejo Deliberante. Los tres partidos tradicionales ya definieron la cabeza de las grillas y a ellos se suman el PRO, un frente de agrupaciones kirchneristas, el socialismo y La Coalición. Los nombres y sus trayectorias.

María Angélica Escayola

Frente Encuentro por la Ciudad

Este año recibirá una medalla por sus 50 años en ejercicio de la abogacía a la que ha vinculado con los derechos humanos y las causas sociales. De hecho, entre otros trabajos, representó a los artesanos de la ciudad de Mendoza cuando, en 2008, fueron sacados de la calle Garibaldi por el intendente Fayad. Además, hizo un master en Economía durante su exilio en México y siempre militó en los movimientos que defendían los derechos de las mujeres.

Sus orígenes en la militancia política vienen del justicialismo, de donde se marchó cuando Carlos Menem se hizo cargo de la Presidencia. El Frente Grande primero y el Polo Social después (y hasta ahora), fueron sus refugios partidarios y el ámbito desde los que comenzó a construir. Así, representó a ese partido en la Legislatura y, en las elecciones de junio, también fue candidata a diputada por la alianza que hoy la coloca en primer término como concejal.

El frente "Encuentro por la Ciudad" apoya el proyecto nacional encarnado por Cristina Fernández de Kirchner. "Celebramos algunas leyes que están profundizando este proceso de cambios", destaca. Escayola, además, comparte su trabajo y su militancia con la felicidad que le regalan sus 12 nietos.

"La Ciudad nos parece una oportunidad para hacer una propuesta de gestión progresista", destacó la candidata al mismo tiempo que explicó que uno de los objetivos es pluralizar el Concejo Deliberante y abrirlo a los vecinos y a quienes trabajan en la ciudad.

Alberto Montbrun

Partido Socialista

El abogado, de 52 años, se define como un "ciudadano irrevocablemente independiente que hace diez años dejó de militar en partidos políticos". Su última actuación fue en la Legislatura pero siempre estuvo ligado al radicalismo de Capital. De acuerdo con su visión, las estructuras partidarias dejan afuera al 80% de la población que es mucho más sabia como colectivo social que sus líderes políticos.

Su regreso a una candidatura en primer término como concejal y representando al Partido Socialista -con el que es afín y el que le ofreció el lugar- se debe a que cree que el ámbito municipal es ideal para producir una revolución de participación pacífica.

"Vuelvo porque estoy horrorizado por la incapacidad del sistema político para resolver los problemas cotidianos de la gente e indignado porque en 25 años no hayamos podido reencauzar la exclusión", define el ex afiliado radical que formó parte de la primera gestión de Víctor Fayad y que también fue senador provincial.

A partir de 1999 se dedicó a la investigación en teoría de sistemas, a la docencia y a trabajos de consultoría. En general, ha estado ligado a los temas relacionados con la inseguridad y el derecho. En los últimos tiempos asesoró de manera externa al Ministerio de Seguridad, cuando Juan Carlos Aguinaga fue ministro, y también al intendente cuando decidió desdoblar las elecciones.

Tiene cuatro hijos y vive con Analía, su compañera de toda la vida. Su familia, en general, se ha interesado por la política y sus desafíos.

Guillermo Mosso

Partido Demócrata

Afiliado al PD desde los 18 años es, dentro del partido, una especie de cara nueva que se dejó entusiasmar por su amigo Carlos Aguinaga y quedó primero en la lista después de las internas que el partido realizó en abril. Sus años de juventud también lo vieron como dirigente de la Unión para la Apertura Universitaria (UPAU).

Su profesión de contador la ejerció poco y nada por lo que su trabajo siempre estuvo vinculado al marketing, a la publicidad y -en los últimos años- a los medios de comunicación. Sin embargo, su currículum es amplio y también incursionó en turismo. Ésa fue la actividad que depositó en la función pública durante tres años en el gobierno de Rodolfo Gabrielli y de la mano de Luis Rosales.

"Por entonces, comenzamos a consolidar a la provincia como destino de congresos y de turismo aventura", dice quien tiene un hijo de 9 años. La actividad privada -con asesorías y consultorías en materia de gestión tecnológica, administración e Internet- fue lo que lo mantuvo hasta la actualidad. En 2008 tuvo un paso breve por el Ministerio de Seguridad mientras lo conducía Juan Aguinaga en el área del manejo de las cifras del delito.

"Creemos que Mendoza está atrasada con respecto a su infraestructura y servicios", apunta Mosso (44). Agrega que su proyecto apunta a resolver el día a día del vecino pero -al mismo tiempo- a atender el crecimiento de una ciudad con la vista puesta en otros puntos de América Latina.

Sebastián Godoy Lemos

Partido Justicialista

En sus 49 años de vida ha sabido combinar sus pasiones. El derecho y la docencia con la política. Su currículum es extenso: doctorando en Derecho en la Universidad de Mendoza (un paso previo a obtener el doctorado), hace 18 años que se dedica al trabajo y a la seguridad social.

En esa especialidad ejerce la docencia en la UNCuyo, pero también ha enseñado en otras casas de estudio. También es vicepresidente del Congreso Nacional de la Asociación Argentina de Derecho al Trabajo y tiene el título de mediador otorgado por el Ministerio de Justicia de la Nación.

Gracias a la política, ha sido director del Registro Civil durante el gobierno de Gabrielli y síndico del ente de fondos residuales cuando gobernó Arturo Lafalla. Antes de asumir en su puesto actual como subsecretario de Justicia -de donde espera que Jaque le acepte la renuncia a su regreso- estuvo bajo el ala del ministro Mario Adaro en la superintendencia de Riesgos del Trabajo de la Nación.

Su postulación a concejal surgió del acuerdo de todos los sectores del justicialismo. "Hay que reivindicar a la política y creo que una manera es realizando aportes desde los ámbitos técnicos y académicos", sostuvo quien aspira a mejorar la situación del PJ dentro de la Capital, un bastión netamente radical. Godoy Lemos cree que se puede aportar algo desde ese lugar pensando que la ciudad es una sola y no está dividida en Este y Oeste.

Orly Terranova

PRO-Recrear

Es el más joven de los postulantes pero sus treinta años no lo amedrentan. Por el contrario, dice que con los mayores "no nos ha ido tan bien, hasta ahora". Su candidatura llega de la mano de Mauricio Macri, un sostén político importante que lo eligió para ser la cara del PRO en la ciudad. Su experiencia como empresario y su popularidad como piloto del rally Dakar, apuraron la apuesta.

A los 17 años partió a Europa para correr en moto e instalarse allí durante un tiempo. Por eso, rindió libre el último año de la secundaria y su mente comenzó a "abrirse" gracias a los diversos destinos que visitó. A nivel universitario dice que debe la tesis de la licenciatura en Administración y una materia: Derecho II.

A su regreso de Europa, comenzó a trabajar en la empresa familiar (su padre es dueño de Publicidad Sarmiento). "Empecé en la calle y de abajo porque me gustaba hacer cosas", relata al mismo tiempo que cuenta que en 2001 se hizo cargo de los negocios en Buenos Aires. En 2008, decidió tomarse licencia para dedicarse al rally de lleno y conseguir sus sponsors. "Muchos creen que yo corro porque mi papá me da plata pero logré un proyecto independiente y auspiciantes importantes", aclara.

Su llegada a la política parte no sólo del ofrecimiento de Macri (a quien admira y quien se ha animado a "plantearle diferencias") porque no quiere quedarse en la mera crítica y porque cree que sólo se puede transformar a través de la política. "El camino es duro pero muchos estamos cansados de la vieja política".

Rodolfo Suárez

UCR

Está casado, tiene cuatro hijos y 46 años. Es abogado y desde hace tiempo trabaja bajo el ala del intendente Víctor Fayad que ahora le dio el visto bueno para presentarse, por primera vez en toda una vida como radical, a ocupar un cargo electivo.

Durante los últimos seis meses de la gestión de Eduardo Cicchitti el hombre fue el apoderado de la Municipalidad de la Ciudad. Después de dirigir la transición entre un gobierno y otro se quedó como asesor del intendente aunque durante mucho tiempo ejerció la profesión de manera particular.

Dice no conocer otro partido que no sea el radical. De hecho su familia -oriunda de San Carlos- siempre militó en el partido y Suárez (que no tiene parentesco con el senador Mauricio Suárez y sí con Roberto, dueño de algunos medios de comunicación) apunta a fortalecer la gestión que el "Viti" ha iniciado en la Capital hace dos años.

"Tengo un posgrado en Derecho de Daño con especialización en Responsabilidad del Estado", contó quien -por este motivos- durante mucho tiempo se ocupó de llevar las demandas recibidas por la comuna y de los juicios surgidos de las mismas.

"Mi postulación es a pedido del intendente y por el compromiso que tengo con él", manifestó Suárez y reivindicó su compromiso con el proyecto político de Fayad a quien definió como "el único político que hace cosas". "Él necesita más apoyo del Concejo para seguir avanzando", afirmó y agregó que en dos años ya cumplieron con buena parte de su plan de gobierno.

Luis Leiva

La Coalición

El ex juez federal aclara que él representa a un grupo de personas preocupadas por la Ciudad que lo eligió como uno de los candidatos principales. Bajo el amparo de la personería jurídica de La Coalición, Leiva tiene el respaldo político de Carlos Abihaggle, Gustavo Gutiérrez y Roberto Vélez, quienes apoyan el movimiento pero no se presentan como candidatos.

"La idea es trabajar para llegar al Concejo Deliberante con dos ideas centrales: la democratización de la ciudad y la jerarquización del Concejo ya que se trata de un importante espacio político", aclara Leiva, de 55 años. Aunque su agrupación lleva el sello que alguna vez inspiró a Elisa Carrió, el hombre evita pronunciarse sobre la legisladora porteña. Desde su visión, no tiene sentido nacionalizar una elección a concejales. "Estamos preocupados por armar un proyecto de desarrollo para la ciudad de Mendoza y no en validar liderazgos que se juegan en otro lado, como está sucediendo con varios partidos", sostiene.

El hombre -que tuvo una importante actuación como juez en la causa del Banco Mendoza y que después fue destituido- sigue reivindicando la política para encontrar soluciones. "A pesar de la degradación de la política, los problemas se solucionan con mayor participación, compromiso y desinterés personal", define.

Comentá la nota